• Caracas (Venezuela)

Ángel Oropeza

Al instante

Carta de Maduro a los opositores

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Queridos enemigos: 

Les escribo porque ustedes son la última esperanza de la revolución, de que mis amigos y yo podamos seguir disfrutando los dulces placeres del poder a costa de ustedes. ¡Y es que todo eso está en peligro! Nuestra propia gente se nos está volteando. Por eso nuestra única esperanza es que ustedes me ayuden. Y aquí paso a explicarles cómo:

1) Necesito que cambien la agenda. Ya está bueno del fastidio de que estén hablando solo de la inseguridad, las colas, la escasez o la inflación. Les propongo en cambio algunos temas. Por ejemplo, como ustedes saben, Diosdado no es santo de mi devoción. Pero esto de la averiguación de los gringos en su contra me cae de perlas. Yo me encargaré de presentarlo como la continuación de la agresión imperial contra Venezuela, y llamaré a los oficialistas desencantados a cerrar filas en defensa de la patria amenazada. ¡Eso demostradamente resulta! Por favor, conviertan eso en el principal tema nacional.

2) Entiendan que yo no puedo ir a las parlamentarias así como vamos, porque las voy a perder. Me vería obligado a iniciar una transición política. Además, no puedo perder la Asamblea, porque ella es muy necesaria para seguir haciendo lo que nos da la gana, precisamente porque no hace nada: no legisla, no controla, no fiscaliza, no debate. ¡Es perfecta! ¿Se imaginan a la AN en manos de ustedes? Necesito de su ayuda.
Me encantaría suspender las elecciones y no contarme, pero no es fácil, porque ahí sí es verdad que todo el mundo se va a dar cuenta de que estamos más solos que la una. Por eso voy a intentar algunas cosas antes de recurrir a esa medida desesperada. Así que, por ahora, vamos a radicalizar la represión. Estamos viendo a quiénes metemos presos. Mi CNE va a poner nuevas condiciones, inhabilitar a algunos candidatos de ustedes, y  veremos qué más se nos ocurre. Ya Tibisay ha alargado hasta el límite de lo éticamente aceptable (menos mal que aquí somos muy elásticos con esos temas de ética y moral) el anuncio de la fecha para las elecciones. Entiendan que la idea es desmoralizarlos y, ojalá, tiren la toalla.

3) Ustedes no han visto elecciones más corruptas que la que estamos preparando. Pero en vez de organizarse y prepararse para enfrentarla, necesito que por favor repitan: ¡Ah, no! ¡Así no se puede votar! Díganle a su gente que todo está arreglado. Insistan en que el voto no es secreto, y sigan inyectando la idea de que aunque sean mayoría, no podrán desplazarnos del poder. Me encantan esas conversaciones entre ustedes que terminan con un “no vale, ¿y tú crees que el gobierno se va a dejar quitar el poder?”. O aquella de “el gobierno es malo, pero la MUD es peor”. Uno respira tranquilo cuando los oye a ustedes en eso.

4) El favor más grande que les pido: sálganse del camino de las parlamentarias. ¿Van a escoger para enfrentarse a nosotros, justamente donde estamos más débil, que es en apoyo electoral? No sean tramposos. ¡Vamos al enfrentamiento físico! Digan que ya la paciencia no les da más, y que yo tengo que renunciar mañana mismo. Monten guarimbas, pidan que aparezcan los militares “de verdad”, cualquier cosa que los saque del camino electoral, que es justamente –aquí entre nos– el que nos tiene paralizados del pánico.

5) Por cierto, el tal Chúo no me gusta. ¿Por qué no escogieron a otro? Eso de poner a la oposición a trabajar en los sectores populares nos está haciendo un gran daño. Me gustaba más cuando ustedes llamaban al pueblo “a la calle”. Pero ahora a la MUD le dio por acompañar y organizar al pueblo que ya está en la calle protestando o indignado por la crisis. Ese cambio no nos conviene. Háganme entonces un último favor: No le hagan más caso a él. ¿Por qué no se dividen? Monten agendas paralelas y digan que aquella estrategia está errada. Dejen la agenda popular y vuelvan a la agenda de solo temas políticos. Se los ruego.

Por favor, equivóquense. Entiendan que de seguir así, el cambio está cerca. Y eso podrá convenirle al país, pero a mí no.

Sin cariño.

Nicolás.

 

@angeloropeza182