• Caracas (Venezuela)

Andrés Volpe

Al instante

La democracia es más que la MUD

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Let us never forget that government is ourselves and not an alien power over us.    

The ultimate rulers of our democracy are not a President

and senators and congressmen and government officials,

but the voters of this country.

Franklin D. Roosevelt

 

La decisión de la Mesa de la Unidad Democrática es un grave error. Distanciarse, estableciendo diferencias incomprensibles en su comunicado, de la convocatoria que hicieron los presos políticos es contradecir la naturaleza democrática de tal organización. Parece que han olvidado su naturaleza múltiple, como lo son también las acciones de hacer oposición, y que los esfuerzos de todos los demócratas por resistir la dictadura, más aún aquellos que la sufren privados de libertad, suman hacia el mismo objetivo.

La Mesa de la Unidad Democrática olvida que su existencia y su legitimidad dimanan de su posición moral frente a una dictadura que ha humillado y denigrado la dignidad del venezolano, condenándolo a la pobreza humana de un régimen criminal. La MUD solo existe porque por ahora es la única organización que representa la democracia que se perdió y que se quiere recuperar. No obstante, su legitimidad se ve cuestionada cuando hace evidente que confunde el llamado de unos demócratas a protestar pacíficamente con una competencia entre partidos políticos. Causa desilusión, entre los que se oponen a la dictadura, ver que la organización que se ufana en decir que representa la democracia, ponga a ésta en peligro a causa de desencuentros internos que no saben resolverse. Más triste aún resulta ver que los criminales de la dictadura muestran una solidaridad incuestionable entre ellos cuando los demócratas todavía buscan cómo hablar con una sola voz.

Bien es cierto que el cambio es urgente, como bien expresó la MUD en su comunicado, pero resulta difícil creer que el único camino sea electoral. Las elecciones parlamentarias todavía no tienen fecha cierta y no se ha visto ninguna acción contundente por parte de la MUD para forzar a la dictadura hacia el establecimiento de un día concreto. Es evidente que el poder real que tiene la organización democrática es poco frente a la bota militar de la dictadura. Debido a esto, la MUD debería, ya que tiene la convicción suficiente para renegar de otras opciones de cambio político, saber que su única fuerza reside en los individuos que la apoyan, ya que la entienden como una organización que garantiza el cambio democrático. Por lo tanto, resulta sorprendente ver que se hayan tomado la atribución de decidir arbitrariamente cuál es la manera legítima de oponerse a la dictadura, porque esa acción, aparte de desconocer los múltiples descontentos de los ciudadanos, pone en una interrogante su propia vocación democrática. La limitación de la lucha por el cambio democrático y pacífico, canalizándola solo a través de la MUD, es burocratizar la libertad y el futuro del país.

Leopoldo López y Daniel Ceballos, así como todos los presos políticos de esta dictadura criminal, son demócratas que creyeron en la libertad. Su manera de protestar, aunque haya sido la misma de la MUD o no, es legítima y moral, porque ellos, al denunciar a la dictadura frente al  mundo, merecen nuestro apoyo y, sobretodo, nuestro respeto. Ellos son los que se encuentran privados de su libertad y sufriendo los ganchos de la dictadura, porque ellos fueron los que se atrevieron a denunciar sin renuncias. La lucha democrática en Venezuela es infinita y nunca puede condicionarse a ningún organismo que pretenda representar un sector de la sociedad. La democracia y la libertad en Venezuela son principios innegociables y su verdad no depende ni dependerá de la MUD.

@andresvolpe