• Caracas (Venezuela)

Andrés Volpe

Al instante

Antigobierno

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Al chavismo se le sigue enmarcando dentro de una narrativa que lo denomina como gobierno. Esto es un error fatal, porque pretender que el chavismo es el que ejerce el poder político en Venezuela es atribuirle cualidades y funciones que ha dejado de realizar satisfactoriamente hace mucho tiempo. El poder político lo perdieron justo cuando perdieron la legitimidad frente a los venezolanos y frente al mundo, evidenciando que la política para ellos no es cuestión de servir a la sociedad, sino cuestión de someter y dominar al adversario. 

El gobierno, normalmente en sociedades democráticas, está encargado de satisfacer las necesidades de la sociedad, mediante la utilización de las instituciones del Estado para garantizar su prosperidad y supervivencia. Lo que deja claro que el gobierno es el encargado de garantizar el futuro de una sociedad, ya que en él recae la responsabilidad de administrar los recursos que ella produce. Nada de esto hace el chavismo. Este movimiento, inspirado en el marxismo-leninismo, solo procura garantizar su futuro en detrimento del bienestar de la sociedad venezolana. El chavismo siempre ha pretendido aniquilar el futuro del país. Ellos son una organización que ha destruido las instituciones del Estado, precisamente para poder realizar los actos criminales con los cuales amasan sus riquezas y garantizan su control sobre la sociedad.

Es innegable que el chavismo, acusado de narcotráfico y, recientemente, violador de los derechos humanos, no solo de los venezolanos, sino de otros pueblos, es una banda organizada de criminales marxistas. Ellos, bien es cierto, se amparan bajo el concepto de gobierno para justificar el monopolio que tienen sobre la violencia, así como para vivir bajo una pretensión de legalidad y autoridad con la que enfrentan a la sociedad venezolana y el mundo. Esto, sin embargo, es la mentira más brutal de todas, aquella que sirve como base para todas las demás mentiras que dan vida a la gran ficción del chavismo. Por ello, es vital que la neolengua sea derrotada y se comprenda finalmente la naturaleza verdadera del chavismo. Ellos son el antigobierno.

Solo mediante la aceptación de esta realidad es que se pueden empezar a evaluar las acciones del chavismo por lo que son. Basta ya de entender eventos como el cierre de la frontera como acciones del gobierno, ya que ello implicaría que existe una política pública que justifica tal decisión. El cierre de la frontera, solo por nombrar un ejemplo, es una acción del antigobierno chavista para continuar con su plan de sometimiento y control. La misma lógica aplica en el caso de Leopoldo López, ya que su sentencia no fue dictada por una jueza que representa al Estado venezolano, sino por un miembro de la banda criminal marxista que ejerce el antigobierno en Venezuela. Así podrían nombrarse múltiples eventos en los cuales, si se asume que el chavismo es gobierno, se crean falacias que atentan contra la verdad.

Debido a esto, es de vital importancia que en esta confrontación de narrativas se dejen de utilizar los conceptos erróneos para poder, mediante la utilización de los conceptos adecuados, empezar a dar más claridad sobre la naturaleza de la organización que somete al país. Es solo mediante el entendimiento certero de la naturaleza de las cosas que se pueden empezar a realizar estrategias que satisfactoriamente nos devuelvan la democracia que hemos perdido a manos del antigobierno chavista.

 

@andresvolpe