• Caracas (Venezuela)

Andrés Felipe Altamar Lambraño

Al instante

La importancia de los museos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los museos son sin lugar a dudas espacios de gran valor cultural y social, donde se le da relevancia a la investigación, la ciencia y las diferentes artes.

Son los museos espacios propicios para la interacción con el conocimiento; es indiscutible que estos recintos son en muchas ocasiones epicentro de acercamiento entre objetos, lugares, experiencias y expresiones, brindando a su vez las condiciones propicias para el “diálogo con lo relevante”. Pues finalmente los museos visibilizan realidades de algún tipo.

Cada día los museos son mejores, debido a que muchos de estos se han esforzado por llevar el conocimiento; con un leguaje especializado, dando relevancia a las edades e intereses del público que los reside, sin adentrar en todas las herramientas tecnológicas que hacen más placentero el recorrido en estos importantes centros culturales, es pertinente señalar que los museos están estrechamente relacionados entre sí, afianzándose unos a otros y ejerciendo, sin importar latitudes, una gran movilidad de contenidos entre ellos, que finalmente buscan ofrecer nuevos argumentos en cada una de las visitas que se les haga. 

Pese a la relevancia que tienen los museos respecto al plano científico y cultural, lastimosamente han sido enmarcados por cierto público como lugares que carecen de atracción, no obstante, esta percepción negativa muchas veces nace con el desconocimiento de los mismos.

Las visitas a estos recintos son estimulantes para generar reflexión y análisis de lo expuesto en dicho lugares. Una visita a estos espacios del saber puede contribuir al descubrimiento y afianzamiento cognitivo por parte del público; por otra parte sería de gran provecho para escuelas, institutos y universidades un acercamiento más sólido con las entidades museológicas, pues de estas sociedades se podrían beneficiar un sinnúmero de estudiantes. 

Los museos son simplemente necesarios, la sociedad misma se retroalimenta de ellos, pues no hay mejor lugar para dialogar con el pasado, la ciencia y el arte. Son tan numerosos y diversos, como los intereses de la misma humanidad.

El museo es un lugar estupendo para afinar los sentidos, cultivar el intelecto y el amor por el saber.

Es necesario que nuestra sociedad aletargada y distraída comience a reconsiderar que puede invertir su tiempo en lugares distintos a centros comerciales, hay que volcarnos a los museos, pues estos, día a día, abren sus puertas para quienes quieran cultivar el conocimiento. Los museos se reservan y esperan para quienes les buscan.

“Si pintares lo que tienes en el corazón lo podrías colgar en un museo”. Chuck Palahníuk

 

@historiaaltamar