• Caracas (Venezuela)

Andrés Felipe Altamar Lambraño

Al instante

Atentamente, Venezuela

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Soy el vinotinto, el vinotinto indeleble pero agotable,

Soy la grandeza de la resistencia histórica,

Soy una nación poderosa y respetable,

Perfumada desde mis inicios con la lucha,

Y madre indiscutible de quien liberó cinco pueblos.

 

Tierra del inmigrante que llegó para quedarse,

Y del nativo que por temor nunca regresará,

Hoy me veo como nunca antes,

Hoy me desconozco,

¡No me entiendo!

 

Siendo tan próspera me encuentro herida,

Cómo me cuesta acostumbrarme…

 

Muy lejos está el adoptivo que se nutría de mí,

Para llevar a los suyos el pan que en su tierra le costaba conseguir.

 

Soy producto de una ilusión que algunos llamaron “revolución”,

Revolución que se quedó en palabras.

La equidad vendida me desangra,  

Y hasta mis vecinos se sorprenden de mí,

Y los míos, divididos y polarizados entre ellos,

Peleando por colores,

Mientras soy yo quien se decolora,

Hace tiempo se perdió la compostura.

 

¿En qué momento ser opositor se hizo igual que ser hampón? 

Aún escucho inmóvil los gritos que piden justicia desde la prisión,

Pues la ley ya no es más ley,

Debido a que mis reglas han sido adulteradas para favorecer a muy pocos.

 

Quiero pensar que no es real,

Y que si lo es… todo esto pasará,

Necesito un aire,

Ideas frescas.

 

Deseo que le equidad deje de ser un discurso

Para convertirse en una realidad,

Que la justicia recupere su valor,

Podremos marchar con pasos más férreos.

Despierta pueblo mío,

Pues no podemos continuar bailando al ritmo del desequilibrio.

¡Es momento de organizar la casa!

¡Es tiempo de replantear!

 

Atentamente,

Venezuela

 

@historiaaltamar