• Caracas (Venezuela)

Andrés Cañizález

Al instante

La transición apenas comienza

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las elecciones para escoger una nueva Asamblea Nacional (Parlamento) en Venezuela deben entenderse como un primer paso. Efectivamente, la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), de oposición al gobierno, obtuvo una clara mayoría de votos, con lo cual le propinó una derrota histórica al chavismo que lleva 16 años en el poder.

También es muy clara la nueva correlación de fuerzas en el Poder Legislativo, pues la MUD cuenta con mayoría calificada de 2/3 partes. Todo el resultado político de las elecciones del 6 de diciembre de 2015 es positivo para el país, pero es apenas el comienzo de una transición que se prevé complicada. Como lo hemos dicho en otro artículo, el chavismo no está muerto y mantiene el control sobre los resortes institucionales.

Las primeras semanas de sesiones de la Asamblea Nacional, durante el mes de enero, arrojan luces sobre lo que puede ser la dinámica política e institucional en este 2016.

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) decidió en su período vacacional desconocer la elección de tres diputados de la MUD del estado indígena de Amazonas, con lo cual puso en entredicho la mayoría calificada de la oposición. Un mes después este estado estratégico, fronterizo con Colombia y Brasil, se encontraba sin ninguna representación en el Parlamento, por lo que se vulneran abiertamente los derechos políticos de los electores.

Por su parte, el presidente Nicolás Maduro anunció que no les dará el visto bueno a dos leyes que resultan claves para la oposición, puesto que fueron esenciales en su campaña electoral: una ley para garantizarles la propiedad a los venezolanos que recibieron viviendas del Estado en los últimos años y una ley de amnistía para beneficiar a los presos políticos opositores.

De acuerdo con el marco legal venezolano, una disputa por la aprobación de leyes entre los poderes Legislativo y Ejecutivo puede terminar llevando los casos ante la Sala Constitucional del TSJ, cuyas decisiones son inapelables. Sabemos, además, que el TSJ es precisamente el espacio de poder privilegiado para el chavismo derrotado en las urnas.

El oficialismo, una vez que perdió el voto popular el 6 de diciembre, aprovechó el período vacacional navideño y otorgó jubilación anticipada a 13 magistrados del Tribunal Supremo de Justicia, y en un tiempo récord (sin cumplir con el proceso que estipula la Constitución) nombró a sus sustitutos por un período de 7 años. De esta forma, se está blindando para mantener el control sobre el poder institucional.

El telón de fondo de este “choque de poderes” es una crisis económica sin precedentes en los últimos 25 años, pese a que el país disfrutó de una década de bonanza petrolera. Organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional consideran que Venezuela tendrá nuevamente en 2016 la inflación más alta del mundo (700%) y otra caída pronunciada de su producto interno bruto (8%). Estas cifras, además del desastre económico de 2015, la ponen en condiciones similares a las que viven países en medio de guerras civiles o conflictos armados.

Los sondeos de opinión indican que el venezolano común espera soluciones a la crisis económica. Sin embargo, esta posibilidad no se ve factible a corto plazo, puesto que las visiones económicas de gobierno y oposición lucen irreconciliables. Mientras que el gobierno insiste en el modelo de economía centralizada en el Estado, la MUD aboga por apoyar la producción de la empresa privada y el desmontaje del sistema del control cambiario y de precios.

Con todos estos elementos sobre la mesa, 2016 pinta complejo. La victoria opositora en las elecciones del 6 de diciembre no constituyó un borrón y cuenta nueva. La transición apenas comienza.