• Caracas (Venezuela)

Andrés Cañizález

Al instante

Andrés Cañizález

El papel del papel

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los colaboradores habituales del diario Tal Cual, fundado hace década y media por Teodoro Petkoff, iniciaron mal este mes al recibir un mensaje desde la redacción de este periódico. Tienen papel para mantener una versión impresa, reducida a solo 16 páginas, hasta el venidero 23 de octubre. Tal Cual se suma a la crisis que vive la prensa independiente venezolana desde hace un año por la falta de un suministro confiable y constante de papel periódico.

A decir verdad, el tema del papel es una suerte de guinda en la copa, ya que los periódicos vienen atravesando serias dificultades para mantenerse como una suerte del último bastión informativo crítico del gobierno y del modelo chavista. Esto cuando hablamos de medios de comunicación tradicionales, luego de que se tejió un corsé de censura sobre la totalidad de la televisión privada y sobre un amplio espectro de la radiodifusión comercial. Ha crecido en Venezuela el flujo informativo por las redes sociales tales como Twitter, ciertamente, pero esta plataforma aún dista de llegar al país en su conjunto, además de que la propia naturaleza de red impide que haya una columna vertebral noticiosa nacional como sí la proporciona, aún, la prensa escrita independiente en Venezuela.

La crisis del papel, que afecta ahora a Tal Cual, ya ha producido el cierre definitivo de 6 periódicos y el cese temporal de otros 4, según un reporte que lleva el Instituto Prensa y Sociedad (IPYS). Para otros, como el diario más antiguo aún en circulación, El Impulso, con 110 años, el nuevo esquema para acceder al papel sencillamente echa por tierra el modelo comercial y empresarial con el que trabajó en las últimas décadas.

Fue precisamente el presidente de El Impulso, Carlos Carmona, en septiembre de 2013 quien dio la voz de alerta. El diario, editado en Barquisimeto, solo tenía papel para editarse hasta febrero de 2014. Desde entonces El Impulso redujo su paginación de forma drástica, se editó con papel que otros medios le prestaron, se benefició de una donación de medios de comunicación colombianos y ante lo que parecía ya el cierre definitivo, en septiembre de 2014, finalmente la estatal Corporación Maneiro anunció que incluiría a este diario en su lista de beneficiarios.

Hasta principios de este año los diarios accedían a las divisas directamente para importar el papel que necesitaban para sus operaciones. Hasta hace un año cada periódico decidía cuántas reservas de papel tenía en sus almacenes. Ahora es una empresa del Estado la que monopoliza la importación de papel periódico, puesto que además se excluyó este rubro de las convocatorias para acceder a dólares, que gracias al control cambiario el mismo Estado decide a quién otorga y a quién no.

Otros diarios más pequeños que no tienen imprenta propia, es el caso de Tal Cual, se imprimen bajo esquemas de acuerdos comerciales con consorcios del sector. El periódico de Petkoff venía editándose con la otrora Cadena Capriles (que después de su nada transparente venta se denomina Grupo Últimas Noticias). La empresa editora dio razones comerciales para poner fin a la relación con Tal Cual y este diario ahora solo tiene garantizado papel para circular, como hemos dicho, hasta el 23 de octubre.

Sin embargo, más allá de que consiga papel, sobre este pequeño diario –fundamentalmente de opinión– pesa también una severa demanda dirigida contra Petkoff y los accionistas por parte del hombre fuerte del chavismo, Diosdado Cabello. Hace algunos años se les obligó a pagar una demanda millonaria por presuntamente haber irrespetado a una hija de Hugo Chávez en un artículo firmado por el humorista Laureano Márquez. También le condena un cerco publicitario: el gobierno presiona a las empresas que ponen avisos en Tal Cual, al igual que lo ha hecho con otros medios incómodos.