• Caracas (Venezuela)

Andrés Cañizález

Al instante

Andrés Cañizález

Por una pantalla plural

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Bastante agua ha corrido bajo el puente de la crisis de los últimos años. El debate sobre el papel de los medios en el conflicto político copó unas cuantas páginas, pero el ojo de la crítica parecía estar enfocado en las empresas periodísticas privadas; en eso ha sido exitosa la gestión comunicacional del gobierno. Mientras que, a decir verdad, ha sido escaso el cuestionamiento, incluso en el ámbito académico, sobre el manejo de los medios estatales de comunicación en Venezuela.

Se perdía de vista –antes–, y sigue siendo esa la tónica –ahora–, que al ser justamente una institución estatal le corresponde una responsabilidad mayor, para que allí encuentren eco todas las voces, incluso aquellas claramente opositoras. Como ha sucedido en gestiones anteriores, en el manejo del “canal de todos los venezolanos” se confunde con absoluto desparpajo gobierno y Estado, arrojando como resultado una pantalla abiertamente parcializada. Hoy esta práctica parece exacerbada, porque además gira en torno a la imagen de un vocero único, el jefe del Estado.

En la actualidad, la visión monolítica termina asfixiando incluso al propio debate “intrachavista”. De esta forma, el discurso termina siendo unidireccional, uniforme, en el que tampoco tienen cabida aquellas voces críticas del chavismo, que sin renunciar a su militancia mantienen posiciones de cuestionamiento.

No existen herramientas metodológicas para establecer una pauta adecuada de pluralismo o el nivel correcto de participación ciudadana, pero salta a la vista su ausencia, como sucede en nuestro país. Durante el año 2014 el presidente Maduro estuvo en cadena nacional de radio y televisión 174 horas, lo cual equivale a 28 minutos por día. Por si esto fuera poco, adicional a las cadenas, tuvo alocuciones en la pantalla oficial de VTV por 309 horas en 2014, lo cual representó un promedio de 50 minutos por día. Los datos completos pueden verse en http://www.monitoreociudadano.org.

Valerio Fuenzalida, del Instituto de Estudios Mediales de la Pontificia Universidad Católica de Chile, ha venido haciendo significativos aportes al nuevo debate sobre los medios estatales en América Latina. Textos suyos dan luces sobre cuestiones cruciales como son el mencionado pluralismo informativo y otro no menos preocupante a partir de lo que se viene haciendo en la TV estatal de Venezuela, como lo es la programación de entretenimiento. Sobre el primero, forma parte del número 135 de la revista Comunicación, www.gumilla.org dedicada al tema de la nueva hegemonía estatal.

En palabras de Fuenzalida, la sociedad exige más información social con puntos de vistas representativamente divergentes, de tal manera que la ciudadanía pueda escoger más informadamente en las decisiones político-sociales. Ello ha implicado un cambio consiguiente como es el deterioro del concepto de “objetividad” y su progresivo reemplazo por el concepto de información plural y balanceada, la cual incluye que la diversidad de puntos de vista e intereses es esencialmente constitutiva de la discusión político-social.

Este planteamiento seguramente tendrá el rechazo de quienes conciben la comunicación militante, y menos podría ser acogido por una pantalla estatal que mantiene al aire espacios como Con el mazo dando, en el cual cada semana se utiliza un bien público, como la pantalla de VTV, para la sistemática descalificación de quienes critican, cuestionan o se oponen al régimen, tal lo evidencian recientes análisis del IPYS.