• Caracas (Venezuela)

Andrés Cañizález

Al instante

Andrés Cañizález

La difícil tarea de informar

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

No es tarea fácil editar un periódico en Venezuela. Pese a que todos los estudios de opinión pública revelan que los impresos siguen gozando de credibilidad y aceptación en sus audiencias, al menos en nuestro país, llevar adelante la producción periodística y la gestión empresarial de un periódico no es un asunto sencillo. El acceso al papel para imprimir es solo la punta del iceberg de una situación generalizada de complicaciones proveniente de un entorno que no favorece un ejercicio libre del periodismo. Y nunca está de más decirlo, solo en democracia puede existir periodismo. En la medida en que, aún con severas dificultades, se siguen editando periódicos independientes en Venezuela, en esa misma medida se mantiene un espacio democrático y plural para nuestra sociedad. Eso no podemos perderlo de vista.

Con los resultados de una breve encuesta hecha por la asociación civil Medianálisis a responsables editoriales de 19 periódicos de todo el país se llega a esta frase síntesis: no es tarea fácil editar un diario en Venezuela. La consulta fue hecha en algunos casos a propietarios que manejan directamente sus medios, o bien a jefes de redacción o información, o bien a gerentes editoriales. En todos los casos se trató de entrevistados con altas responsabilidades en la edición diaria del medio. Hubo un punto en el que todos coincidieron: el 100 por ciento manifestó tener dificultades para producir cotidianamente su periódico. Aunque no se desglosó estadísticamente, al momento de realizar las consultas, con llamadas telefónicas efectuadas a mitad de este 2014, el principal problema era tener inventarios estables y garantizados de papel para imprimir, así como de otros insumos básicos para tal tarea, insumos que casi en su totalidad son importados. Este breve estudio puede revisarse en el sitio web www.medianalisis.org o por la cuenta en Twitter @medianalisis y por el volumen de la muestra se trata de una mirada a la problemática.

93% aseveró que sus periodistas y/o fotógrafos habían sido víctimas de agresiones y/o ataques recientemente. Es una situación muy grave que corrobora lo que ya vienen constatando entidades como el Instituto Prensa y Sociedad, IPYS, y Espacio Público, en el sentido de que se ha instalado un clima de violencia recurrente contra los profesionales de la información en Venezuela. Esa violencia contra comunicadores tal vez tenga explicación con otro dato sintomático que arrojó la encuesta: la mitad de los consultados aseguraron haber denunciado tales hechos de violencia, pero en ningún caso sanción para los agresores. Este clima de impunidad desalienta a las víctimas y al mismo tiempo les transmite a los agresores la idea de que golpear, insultar o maltratar a un periodista sencillamente no implicará un castigo.

Junto al número alto de hechos de violencia contra periodistas y/o fotógrafos, se suma la propia violencia contra las sedes e instalaciones de los periódicos venezolanos. 32% dijo haber sido víctima de algún ataque contra el medio de comunicación.

El acceso a las fuentes es otro tema complicado. 79% de los editores dice que su periódico confronta problemas para que sus periodistas accedan a las fuentes, especialmente cuando son fuentes oficiales.

Del mismo modo, 42% de los consultados considera que la emisión diaria de su periódico ocurre bajo un clima de “considerables restricciones” y otro 26%, con “algunas restricciones”. Sin embargo, 21% evaluó como de “completa libertad” el escenario en el cual se desempeña su medio.

Un asunto que generalmente no quiere ser abordado por los medios, en general, tiene que ver con la rentabilidad económica. En esta oportunidad se le consultó a los 19 periódicos sobre este tópico. 31,5% indicó que su situación había empeorado, para 52,8% la situación se mantenía en términos similares, ni peor ni mejor, mientras que 15,7% optó por no responder. De hecho, fue la única pregunta en la que se registraron “no contesta” como respuesta.