• Caracas (Venezuela)

Ana María Matute

Al instante

Ana María Matute

Abstención (sin sexo)

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Más de uno debe estar preparando la velada. Cena en el mejor restaurante, chocolates de la mejor calidad, rosas rojas...

Hay que comenzar a hacer las reservaciones, que por supuesto incluyen la habitación del hotel. Muchos especialistas aseguran que una de las mejores formas de devolverle vida a una relación de pareja es una escapada así, sin testigos; y los que no tienen pareja establecida esperan también la fecha para “anotar”, como dicen por allí (get lucky, en inglés).

Bueno, vayan sumando, pues la cosa se pone inalcanzable. Sin embargo, les aclaro que este artículo no tiene la intención de ser un chiste, porque el tema es más serio de lo que parece y que un simple día de los enamorados.

El miércoles en la noche, en una de mis acostumbradas pasadas por Twitter, me encontré con un trino del portal de la agencia Bloomberg que me escandalizó. Dos reporteros de esta agencia escribieron que en Venezuela cada vez se hace más difícil encontrar en farmacias condones, y que cuando se consiguen un paquete puede costar hasta 755 dólares. Si lo multiplicamos por el cambio oficial, la cifra ronda los 5.000 bolívares. No es descabellado y no tengo motivos para dudar de la investigación de los colegas, sé que una agencia como Bloomberg no publicaría un dato falso.

En el texto hay testimonios de un venezolano que se muestra alarmado y de una persona de una asociación de enfermos de VIH. Es un problema bastante serio. El experto afirma que somos el segundo país en Latinoamérica con infectados por el virus mortal y que ni siquiera en la asociación hay condones para repartir.

Me puse a hacer la tarea, porque ya sé que los enfermos con VIH tienen dificultades para conseguir el tratamiento, y ahora se suma esto. De los primeros cinco resultados en Google no pude sacar una cifra exacta ni mucho menos actualizada de los infectados en Venezuela, pero aunque sea solo uno, tiene todo el derecho de tener acceso a algo tan primordial como un condón. Los entrevistados aseguraron que a veces se consiguen condones de marcas poco conocidas.

Hay otro asunto no menos importante con esto de los condones. Insisto, no se trata de celebrar con seguridad y cabeza fresca un día de los enamorados. ¿Y el embarazo precoz? ¿De qué sirve la educación sexual a los niños y adolescentes si cuando van a una farmacia no consiguen condones? ¿Y si solo consiguen una caja que cuesta 5.000 bolívares? Venezuela encabeza la lista de países latinoamericanos con más embarazos de adolescentes, por lo menos según las cifras de 2011: 101 mujeres venezolanas de cada 1.000 dan a luz un bebé, y son madres-niñas, pues tienen entre 15 y 19 años de edad. Eso para mí es muy grave, porque soy madre, pero además porque son venezolanas que tienen pocas oportunidades de darle una vida digna a su hijo. Y cuando digo digna, la palabra no tiene nada que ver con los inventos chavistas, que lo que hacen es regalar dinero por cada muchacho que paren en vez de educarlas.

Como verán, la celebración de tan mentado día queda demasiado superflua cuando uno piensa en estos detallitos. Son cosas como estas las que me hacen oponerme con todo mi ser a este desgobierno, y más cuando recuerdo aquello de que Chávez era puro amor para su pueblo.

A un régimen que no puede garantizar la satisfacción de las necesidades más básicas de la población, es como pedirle demasiado que garantice el sexo seguro.