Federer contó cómo fue la fiesta hasta el amanecer tras ganar el título

El tenista de 35 años de edad durmió sólo una hora tras conquistar su 18° Grand Slam

EFE

Todavía le dura la alegría al suizo Roger Federer, algo que seguramente perdurará por mucho tiempo luego de conquistar en Australia su 18° Grand Slam a los 35 años. Después de su triunfo ante el español Rafael Nadal, el suizo contó cómo fueron las primeras horas tras la victoria entre la noche de fiesta hasta el amanecer y lo difícil que fue dormir sólo una hora.

"Llegamos a casa (al hotel) con la salida del sol, estuvo bien. Fue genial ver amanecer en Melbourne al entrar en la habitación, fue una noche larga pero muy divertida. Todo el mundo lo pasó bien, fue un día especial y finalizó de una gran forma, divirtiéndonos mucho y olvidando toda la presión", describió Federer el día después de su gran triunfo en una charla con varios medios de comunicación.

Tras la final ante Nadal, que terminó en la noche del domingo de Australia, el suizo volvió al hotel y durmió a sus cuatro hijos. "Salí de la habitación con la bolsa de raquetas colgada en la espalda", contó y habló más de la celebración: "Estábamos con nuestros amigos y familiares en un bar. Un DJ nos ponía la música que más me gustaba".

Federer se durmió pasadas las 6 de la mañana y una hora después ya estaba despierto. Fue cuando se encontró con que sus cuatro hijos (los gemelos Leo y Lenny y las gemelas Myla y Charlene) jugaban en la habitación con el trofeo del Abierto de Australia. "Los niños ponían juguetes dentro de la Copa y ellas cepillaban el trofeo", relató el suizo.

Roger contó que luego de esa hora que durmió aún le costaba creer que era cierto que había sido campeón en Australia: "Salí de la habitación, pensé: 'Es cierto realmente, no era sólo un sueño'. Tuve que volver a ver algunas imágenes para ver cómo había cerrado el partido y revivir las emociones de nuevo".