Robaron tres colegios de Fe y Alegría custodiados por el Plan República

Los tres planteles afectados fueron los de Las Mayas en Coche, Caracas; Santa Teresita en el sur de Valencia y Jesús Soto en Unare 2, Puerto Ordaz. Se llevaron desde equipos hasta comida

Archivo

Tags

Tres colegios de Fe y Alegría reportaron robos de equipos electrónicos, comida y otros artículos durante la operación del Plan República en las elecciones municipales del domingo pasado. Los directivos de esas instituciones no se explican cómo sustrajeron los objetos cuando sus instalaciones eran resguardadas por funcionarios de la FANB. Las autoridades de los colegios afectados, además de ser víctimas de robo, manifestaron un fuerte sentimiento de “decepción, preocupación y tristeza” ante los sucesos.

La escuela Las Mayas, en Coche, fue entregada al Plan República el miércoles 6 de diciembre. El personal docente y directivo regresó el lunes a sus actividades regulares y se percató de que habían sustraído bienes de la institución. Los candados y las manillas de las puertas estaban vulnerados. Se robaron el módem principal del colegio, tres laptops, una videocámara, dos cámaras webs, varios pendrive, audífonos, dos canaimitas, dos video beam y dos routers.

 “Nunca nos había sucedido esto. No hay manera de entender cómo lo hicieron cuando la institución se hallaba bajo el resguardo del Plan República y los equipos estaban en el piso 4”, manifestó Lisceth Rojas, subdirectora de Fe y Alegría Las Mayas. Por este hecho se han visto afectados 72 docentes, 1.390 estudiantes, 19 personas del personal obrero y de mantenimiento y 6 del personal administrativo. “Son artículos de mucho valor que nos costó bastante conseguirlos. ¿Cuándo podremos recuperar todo eso con la situación del país?”, interrogó.

Rojas dijo que hicieron la denuncia en el Cicpc de Coche y que los funcionarios llegaron hasta el lugar a inspeccionar la escena. El responsable del Plan República no se ha manifestado al respecto, indicó.

Valencia. La escuela Santa Teresita, en el sur de Valencia, vía El Paito, fue otra de las instituciones de Fe y Alegría que sufrió robos. El martes el personal a cargo se reincorporó a sus actividades y notó que los ladrones habían sustraído de la institución 30 kilos de harina de maíz precocida, 12 kilos de arroz y pasta, además de varios litros de aceite. Todos eran productos que les fueron entregados por el Programa de Alimentación Escolar. También se llevaron el cargador del sistema biométrico, violentaron los estantes de los docentes y se robaron marcadores acrílicos, cintas plásticas, resmas de papel; además, las tuberías y canillas que conectan con los bebederos estaban fuera de su lugar, informó Darielys Colmenares, coordinadora del colegio. “Le comunicamos a los representantes lo ocurrido y que sus hijos no podrían almorzar por el robo de la comida”, indicó.

En esa sede educativa se vieron afectados 1.200 niños y 110 trabajadores, entre docentes y obreros, indicó Colmenares, quien acotó que no ha sido la primera vez que han sido víctimas de robo. En las vacaciones pasadas hurtaron el cableado eléctrico del plantel. Aseguró que ayer hicieron la denuncia en el Cicpc de Plaza de Toros. “La zona sur de Valencia es donde hay mayor pobreza y necesidad. Antes, nunca habíamos tenido en nuestra historia robos en el comedor, nunca, es lo que más nos sorprende”, dijo.

Del colegio Jesús Soto ubicado en Unare 2, Puerto Ordaz, se robaron una cámara fotográfica de la biblioteca, usaron las computadoras y violentaron la bomba de agua. Las autoridades denunciaron los hechos en el Comando Regional Core 8. El delito se cometió durante el resguardo del Plan República.

El dato

Durante el último trimestre de 2017 son cuatro los institutos educativos en los que se han cometido robos y hurtos, sumando los tres planteles de Fe y Alegría afectados en las elecciones del domingo, mientras eran custodiados por el Plan República. En septiembre pasado, la escuela Magaly Burgos fue desvalijada por ladrones que se llevaron tableros eléctricos, lámparas, bombillos, el router que suministraba la red wifi, 120 canaimitas, sifones y sócates, entre otros objetos.