Vender refrescos y llamadas: el sustento de un venezolano en Brasil

El oriundo de Anzoátegui dejó en el país a sus tres hijos y a su padre, quien falleció por falta de medicinas para el cáncer

Juan Rengifo, ciudadano venezolano, llegó a Paracaima, zona fronteriza en Brasil, vende refrescos y llamadas a las personas que transitan por la localidad para poder mantenerse y enviar dinero a sus familiares.

“Vengo de El Tigre, estado Anzoátegui. Me dedico a vender refrescos y a ofrecer llamadas a los viajeros. Me mude acá hace seis meses aproximadamente por la situación del país no es ningún secreto que la situación en Venezuela no está nada fácil”, dijo Rengifo a La Voz de América.

El venezolano dejó en Venezuela a sus tres hijos de 15, tres y dos años de edad. Expresó que es duro dejar a su familia, pero que si continuaba allá se morirían de hambre.

“Hace unos días se me murió mi papá, no es fácil saber que tienes a tu papá agonizando. Murió por falta de medicinas, no se conseguía para hacerle una quimioterapia”, detalló.

Señaló que si los medicamentos hubiesen estado disponibles, quizá su padre hubiese logrado vivir algunos años más.

Precisó que su trabajo en Brasil le permite pagar el alquiler y mandar dinero a su familia en El Tigre, estado Anzoátegui.