Fe y Alegría renueva compromiso con inclusión educativa en sus 63 años

La organización posee actualmente una matrícula de 114.000 estudiantes, distribuidos en 173 escuelas y presencia en 21 países

Archivo

Llevar educación popular, formación integral en valores y capacitación para el trabajo fue la premisa con la que hace 63 años fue fundado Fe y Alegría, organización que forma parte de la Asociación Venezolana de Educación Católica. Este espíritu se mantiene con nuevos retos orientados a la expansión, crecimiento y afianzamiento de la calidad educativa, dijo Noelbis Aguilar, directora Nacional de Escuela de Fe y Alegría.

“Nos hemos propuesto expandir y mantener nuestra red de formación, capacitación, como una opción para la inclusión de niños, niñas, jóvenes y adultos de los sectores menos favorecidos”, expresó.

Con una matrícula de 114.000 estudiantes en 173 escuelas de todo el país, además de 5 institutos universitarios, 25 radiodifusoras y presencia en 21 países, donde se replicó la iniciativa que nació en una vivienda precaria de la parroquia 23 de Enero de Caracas.

“Hoy estamos en toda América Latina, en África, en Europa. Cubrimos las necesidades de educación de niños en Haití, Chad y hasta en Italia, con un centro en el que atendemos emigrantes y refugiados”, señaló.

Aguilar enfatizó la importancia de la solidaridad y el trabajo comprometido para consolidar una red, que lleva educación de calidad a lugares recónditos, pese a todas las adversidades. “Hemos logrado permanecer gracias al compromiso y la solidaridad de un equipo dispuesto a mejorar la calidad de vida de miles de niños, jóvenes y adultos en su proceso de inserción a la vida laboral con éxito y con una base espiritual fuerte”, añadió.

Como Marieugenia Peña, una beneficiaria de Fe y Alegría desde la educación preescolar, asistió al Centro de Formación de Pampero, en Ocumare del Tuy, lugar al que volvió años después como docente en el programa IRFA, con el que se lleva educación a distancia a adultos descolarizados.

“Me formé en Fe y Alegría desde el preescolar, obtuve mi título de bachiller, luego de docente y volví como educadora los sábados. Es compromiso no solo pertenecer, sino multiplicar las oportunidades”, expresó.