“Hay problemas de prevención del cáncer en Venezuela”

Cada año por cada 100.000 habitantes, 33 mujeres son diagnosticadas con cáncer de cuello uterino en Venezuela, lo que representa casi el doble de casos en los 20 países que integran la América Latina con un registro que no excede a los 20 pacientes por cada 100.000 personas, explicó Marino González director de la Unidad de Políticas Públicas de la Universidad Simón Bolívar.

Los datos que se desprenden del último estudio desarrollado hasta julio por la USB con la participación de la Universidad Católica Andrés Bello, en el que se refiere que 825 personas de 1.002 personas encuestadas en los 24 estados del país, es decir 82%, no dispone del acceso a la atención médica para el detección temprana de la enfermedad.

La información refleja que 40% de los entrevistados que acude a consultas privadas no tiene con que costearse lo estudios de pesquisa especializada para detectar los diferentes tipos de cáncer. “En el caso de las mujeres es preocupante porque muchas de ellas abandonan el control ginecológico lo que imposibilita el diagnóstico precoz de lesiones uterinas”, precisó González, que coordinó el estudio auspiciado por un laboratorio privado.  

El experto atribuyó el aumento de la incidencia a la falta de adquisición de la vacuna contra el Virus de Papiloma Humano que, a su juicio, triplica el número de casos registrados en el continente europeo: “Hay un problema de prevención primaria y eso se evidencia en que Venezuela ocupa hoy el cuarto lugar de Latinoamérica con la tasa de detección más alta”.

Añadió que el país solo es superado por Bolivia, Nicaragua y Paraguay, donde impera el déficit presupuestario y la falta de recursos destinados a la salud.

Aunque la incidencia de cáncer de pulmón en hombres y mujeres  mayores de 30 años de edad representa la séptima de la región destacó: “Se detectan 11 nuevos pacientes por cada 100.000 personas, pero la mortalidad es la segunda más alta de todo el continente con 22.000 muertes al año. Para combatir eso hace falta estrategias de información”.

La investigación que se hizo en zonas rurales y urbanas de los 24 estados del país también evaluó la percepción que tiene el ciudadano en lo concerniente al cáncer, su prevención y tratamiento, señaló el académico, que destacó que 505 mujeres y 407 hombres fueron consultados.

“50% de los encuestados afirmó que el cáncer puede ser prevenible y curable mientras otro grupo respondió que es incurable y no prevenible. Los sorprendente es que se trata de personas con estudios superiores”, afirmó González.

Señaló que el desconocimiento general responde a la falta políticas públicas de prevención orientadas a suministrar información: “También es necesario que sean publicados los registros poblacionales y las cifras oficiales. La gente debe tener acceso a esos datos”.  

Para contribuir a mejorar el acceso a las pruebas diagnósticas y a las campañas de prevención contra la patología, el estudio concluye que es prioritario impulsar un plan de control de cambio que permita financiar las campañas de prevención y los medicamentos, con el fin de garantizar la aplicación de los tratamientos.

La participación de organizaciones civiles que se involucren en la defensa del derecho a la salud es primordial para el cambio, destacó el investigador quien indicó que la toma de acciones orientadas a garantizar el acceso a la atención médica depende de una modificación del modelo económico actual. “Para que sean aplicables los resultados, el país necesita una economía estable y próspera. Mientras eso no sea así, no se pueden tomar acciones”, enfatizó.