Codeína: la droga de moda que preocupa a los médicos venezolanos

Médicos venezolanos expresan preocupación por la nueva moda que ha surgido entre adolescentes y adultos jóvenes durante las fiestas: el consumo de codeína ligado con refresco o incluso alcohol. Este compuesto se encuentra de forma natural en el opio. 

En muchas reuniones de amigos se ha hecho común la presencia del frasquito de Preveral, un fármaco antigripal, antitustivo y somnífero, que en ocasiones contiene codeína o prometazina,  recetado para aquellas personas que tengan tos, insomnio severo o dolores musculares.

El consumo de este medicamento y otros similares en Venezuela se ha convertido en una impactante tendencia entre los jóvenes, impulsada por movimientos musicales que en la actualidad no son más allá que una “moda”, consideran médicos y artistas.

Hay quienes se preparan el trago con jarabe de tos, refresco de limón y caramelos en el fondo para dar color a la bebida. Otros, más desinformados sobre los efectos de este narcótico, ligan el medicamento con alguna bebida alcohólica.

Al  trago lo llaman “Lean” (pronunciado ‘lin’).

“La nota es pura relajación. Puede que se llegue al punto de distorsionarse la forma de ver las cosas, pero es precisamente eso, relajación, una distinta a la que te da la marihuana”, narró un joven de 19 años entrevistado por El Nacional Web, que prefirió no revelar su identidad.

“Cuando le meten alcohol es porque se quieren volver locos. La nota es básicamente la misma, solo que más intensa”, agregó.

Consecuencias del abuso de la codeína

El Preveral y otros medicamentos similares se toman por cucharadas para aliviar la tos. Quienes buscan doparse con esta sustancia se beberán el remedio como si se tratara de un trago, ligado con algún refresco.

Esto produce una sobredosis que normalmente desencadena mareos, sedación y vómitos. El consumidor comúnmente podría desmayarse, advirtió Sofía Villamizar, farmacóloga venezolana.

Apuntó que la codeína afecta el sistema nervioso central. Sus consumidores crónicos se caracterizan por presentar somnolencia (constante sueño), cansancio frecuente y falta de resistencia. En jóvenes genera desmotivación física para el cumplimiento de las responsabilidades diarias; además de ansiedades, temores y cambios de humor.

Debido a que esta sustancia sintética actúa como depresor del sistema nervioso central, su abuso podría reducir el sistema nervioso hasta el punto en que se pare y causar la muerte. 

¿Y si se le agrega alcohol? 

Esta “moda” entre los jóvenes ha llegado a contemplar la tradición de ligar el Preveral con licores destilados como vodka, anís o cerveza.

“La codeína y el alcohol son dos depresores del sistema nervioso central. La mezcla de ambas sustancias aumenta los efectos. La sedación será más intensa hasta el punto de poder ocasionar un paro respiratorio o un infarto, ya que tanto el alcohol como la codeína o prometazina actúan para disminuir el sistema nervioso”, explicó la doctora.

Pero, ¿de dónde viene esta moda?

Este trago se originó en Houston, Estados Unidos, en la década de 1960, cuando los músicos de blues bebían Robitussin (fármaco estadounidense similar al Preveral) mezclado con cerveza. En los años 1980 y 1990 la fórmula cambió por el uso de jarabe para la tos y caramelos.

El “Lean” ganó popularidad en la escena del hip-hop y rock alternativo.

Este coctel se hizo muy famoso a inicios del 2000, debido a que músicos del “trap” (subgénero derivado del hip-hop) lo comenzaron a presumir como algo 'chévere'.

El trago se introdujo en el mundo del trap, subgénero que se ha popularizado al máximo en Latinoamérica en los últimos tres años y, particularmente, en Venezuela. Esta moda, actualmente en pleno clímax, motiva a que jóvenes consuman esta sustancia de manera sistemática.

El trap quizá no es el principal factor que impulsó esta tendencia de drogarse con jarabe para la tos. Sin embargo, sí contribuyó en la consolidación de esta moda que se reproduce en la sociedad y que es seguida por jóvenes curiosos de experimentar nuevas sensaciones o para ser socialmente aceptados.

La bebida ha cobrado la vida de reconocidos artistas del hip-hop estadounidense como DJ Screw, en el año 2000, Big Moe y Pimp C, en 2007. Los tres promovieron el consumo de esta sustancia mediante su música.

Nadie puede respetar a los "jaraberos"

“Jaraberos” es el nombre coloquial, y despectivo,  que se les da a los consumidores crónicos del “Lean”.

El joven que anteriormente describió para El Nacional Web las sensaciones que produce la codeína, quien desea mantener su nombre en el anonimato,  critica a quienes consumen esta sustancia de manera compulsiva y recurrente.

“Ahora hay por ahí un poco de chamitos que lo hacen por moda. No saben ni lo que se están metiendo. Yo he probado muchos tipos de drogas y de verdad me parece una tontería que este poco de menores se quieran venir a drogar con jarabe de tos”, señaló la fuente.

“Son un poco de 'carajitos' que son tan 'ñeros' que no pueden conseguir drogas reales. Entonces optan por jarabe de tos (…) Muchos después no lo soportan”, añadió.

Artistas del hip-hop nacional con trayectoria también han criticado el consumo de Preveral entre los jóvenes venezolanos, como el rapero NK Profeta.

El rapero Reke, quien aclaró no ser “ningún santo” y que se encuentra realizando producciones de trap, conversó con El Nacional Web al respecto:

“Si Bad Bunny, que es el exponente más popular actualmente en el trap, hace una canción para el Lean, te aseguro que más de la mitad de sus seguidores van a ir a tomarlo, aunque no tengan ni idea de que se trata ni de los efectos que les vaya a causar. La mayoría del público que escucha trap no sabe lo qué es Lean, ni percoset, ni molly, ni xanax; solo ven que estos artistas lo toman y lo mencionan en sus canciones (…) Así se mueve el marketing”, reflexionó.

“Solo puedo decir que cada quien es responsable de lo que hace, uno tiene que tener la madurez suficiente como para no dejarse influenciar por todo lo que ve”, agregó Reke.

El rapero venezolano reveló que, cuando era adolescente, muchos de sus amigos e incluso su novia en aquel momento tomaban jarabe. Aclaró que él nunca se sintió interesado en probarlo. “En esa época no estaba de moda mezclarlo con Sprite o Chinotto. Con esto quiero decir que hay que tener personalidad y hay que entender que no todo lo que vemos es lo máximo. Todas las drogas tienen sus consecuencias”, concluyó.