Trabajadores de la salud protestaron en el Hospital El Algodonal

Los doctores se encontraban en las afueras del centro médico que fue declarado en paro técnico recientemente por falta de insumos 

Trabajadores del Hospital José Ignacio Baldó, conocido como El Algodonal, salieron a protestar este lunes para denunciar las malas condiciones en la infraestructura, falta de insumos y bajos salarios. 

Recientemente el hospital ubicado en Antímano, Caracas, declaró un paro técnico ante la situación de emergencia que viven por la falta de insumos para atender a los pacientes. 

"Trabajadores del sector salud protestan a las afueras del Hospital José Ignacio Baldó, mejor conocido como El Algodonal. Exigen salario digno ya y denuncian malas condiciones de infraestructura y falta de insumos", publicó la periodista Vanessa García a través de Twitter.

Una de las enfermeras denunció las malas condiciones del hospital y advirtió que llamarán a protesta nacional si no tienen respuesta del gobierno. 

“La invitación es ¡Vamos a plantear un día de protesta nacional, que se escuche hasta en Tucupita, que el personal salud le está exigiendo al gobierno que cumpla su responsabilidad. Nosotros damos la cara por los pacientes, somos nosotros los que sufrimos las agresiones y somos nosotros los que estamos trabajando por un sueldo tan miserable que ni siquiera nos permite satisfacer las necesidades!”, declaró la trabajadora para Caraota Digital.

Otra de las empleadas declaró que los tratamientos se cumplen a medias por el escazo suminstro de medicamentos. 

"Hay pacientes que necesitan protector gástrico y no se cumple el tratamiento como tal", dijo la doctora a Globovisión.

Los doctores declararon que trabajan a medias, no cuentan con servicio de ambulancia y perciben muy bajos salarios.

"Los médicos que son los que han luchado por mantener los equipos. No hay para hacer un buen mantenimiento en las máquinas. Actualmente se les pide a los familiares que compren la sangre porque no hay reactivos. Mis vacaciones fueron Bs 800.000, eso no me alcanza sino para un kilo de queso y huevos".

"Nos estamos muriendo de hambre", concluyó.