Madre de Neomar Lander: Él luchaba por su futuro y el de los demás

Alexandra Blanco

Sugei Armas, madre de Neomar Alejandro Lander Armas, de 17 años de edad, y quien murió el miércoles en la tarde durante una protesta en la avenida Francisco de Miranda, aseguró que el gobierno nacional no dice la verdad sobre la muerte de su hijo.

Afirmó que en la autopsia determinaron que el joven tenía quemaduras en las manos, "y en las fotos no se ve que tiene quemaduras en ellas".

La familia no informó del resultado de la autopsia. Sin embargo, Armas contradijo lo argumentado por las autoridades gubernamentales y aseguró que su hijo no manipuló ningún mortero y que siempre salían a protestar pacíficamente en contra de "la bendita constituyente". El defensor del Pueblo, Tarek William Saab, dijo que el joven sufrió fracturas en la cuarta y quinta costilla, explosión del pulmón izquierdo con derrame hemorrágico interno y quemadura de antebrazo, como consecuencia de la utilización de un explosivo de fabricación artesanal y no por el impacto de una bomba lacrimógena. Trascendió, además, que el joven presentó fracturas de vértebras.

También rebatió la información transmitida por Notipatria el miércoles en la noche, la cual afirmaba, con el testimonio del presunto padre del joven, que "a Lander le pagaban por marchar". "El señor que salió anoche por cadena nacional no era mi esposo", aseguró en el cementerio Jardines de El Cercado, vía Guarenas, mientras señalaba a su pareja, quien se encontraba a pocos metros de distancia. "Él sí es mi esposo y a ninguno de nosotros nos pagan por protestar", afirmó.

Además, Armas contó una irregularidad que vivieron en la Clínica El Ávila el miércoles en la noche. Funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas no permitieron a los familiares ver a Lander, y Armas aseguró que desconoció los motivos por los cuales los oficiales del Cicpc no le dejaban ver a su hijo.

La madre de Lander hablaba con lágrimas en los ojos acerca de cómo su hijo se comprometía con la causa de la libertad. De acuerdo con la mujer, él decía que "la lucha de pocos cuesta la libertad de muchos".

"Él luchaba por su futuro y el de muchos", indicó. El velorio del joven se realizó ayer a las 4:00 pm.

Luis Godoy, ex jefe de la División contra Homicidios del Cicpc y con más de 20 años de experiencia, considera que la muerte de Lander no pudo deberse a la explosión de un mortero casero. El experto planteó que Lander recibió solamente un impacto y que por las características de la herida que sufrió se podría descartar que fuera causada por uno de estos artefactos, debido a que la fragmentación habría sido más grande y con una lesión más redonda. Además, si el joven hubiese tenido en las manos un explosivo, le hubiera reventado parte de la mano y perdido varios de los dedos. "Lo que se ve es el guante impregnado de pólvora negra quemada, ya que pudo haberse llevado la mano al pecho al momento del impacto", indicó.

Explicó que en primera instancia lo que se percibe de las bombas lacrimógenas que usan las fuerzas del Estado para reprimir es el estallido del fuego al ser lanzadas y después el del explosivo cuando cae al piso. "El alcance de estas bombas es de 75 metros por segundo", señaló. Godoy argumentó que en el video difundido por las redes se puede ver como Lander camina, y que luego de que disparan la bomba, se escuchan dos detonaciones y se ve que el joven cae al piso. Sin embargo, no se observa humo ni ningún rastro del explosivo.

"Cuando el muchacho recibe el impacto, no ha estallado la lacrimógena, sino la candela que es lo que convierte su pectoral en un volcán interno.

Los bordes bien definidos hablan de un incendio interno", explicó. "Con esto no quiero decir que su muerte fuera causada por una lacrimógena, sería irresponsable de mi parte, porque haría falta una serie de experticias a nivel químico que se obtienen de la autopsia", dijo.