Ledezma mantiene esperanzas de que Venezuela se libere en 2018

El ex alcalde Metropolitano se reunió con el papá de Leopoldo López. Ambos llamaron a los venezolanos a trabajar por conseguir un cambio 

El líder opositor venezolano Antonio Ledezma y el padre del también opositor Leopoldo López indicaron este domingo que 2018 será determinante para la liberación de Venezuela, para lo que aseguraron, "no sólo basta la fe", a la vez que han llamado a la lucha y trabajo para conseguir este objetivo.

Ambos participaron en el acto conmemorativo del 187 aniversario de la muerte del libertador Simón Bolívar, celebrado frente a su estatua erigida en un parque de Madrid, ante la que se depositó una ofrenda floral.

En declaraciones a la prensa, Ledezma denunció la crisis humanitaria que viven Venezuela, donde más de un millón de personas sufren "desnutrición crónica y más de 300.000 niños tienen un desarrollo atrofiado" por la mala alimentación, señaló.

"Eso ocurre paradójicamente en un país inmensamente rico, que tiene las reservas de petróleo más grandes del mundo. Lo que ha sucedido es que el dinero dispuesto para desarrollar programas sociales lo han robado", dijo Ledezma, quien hoy hace un mes que llegó a Madrid tras escapar del arresto domiciliario al que estaba sometido en su país.

"Es un mes que se me ha ido sin notarlo porque he estado cumpliendo mi palabra de venir a trabajar, hemos recorrido buena parte de Europa, Estados Unidos y vamos a proseguir para colaborar en nuestra idea de rescatar la democracia venezolana", agregó.

Preguntado sobre si piensa regresar a su país pronto, Ledezma ha aclaró que piensa en su país todos los días y que anhela finalizar su exilio en el futuro.

Por su parte, el padre de Leopoldo López, que tiene su mismo nombre, recordó que su hijo se encuentra en Venezuela "en arresto domiciliario sumamente aislado y muy vigilado", al tiempo que subrayó que "debería estar libre porque es un preso (...) condenado mediante una farsa de juicio".

 Señaló que en el país "no solo hay una crisis humanitaria, sino que es un crimen de lesa humanidad por parte del Gobierno, cuando impide que entren los alimentos necesarios para alimentar a su pueblo".

Leopoldo López padre afirmó que el 70 por ciento de los venezolanos sufre desnutrición y que el ciudadano ha perdido un promedio de ocho kilos. "Yo tengo esperanzas de que 2018 sea un año determinante y lo digo porque creo que un pueblo no puede seguir sufriendo tanto como está sufriendo Venezuela", subrayó.