Gobierno amenaza con presidenciales el 18 de marzo

El gobierno amenazó a la oposición con convocar las elecciones presidenciales para el 18 de marzo si no se llega a un acuerdo en la mesa de negociación.  El planteamiento fue analizado el jueves pasado en la reunión convocada por la Mesa de la Unidad Democrática, en la que participaron representantes de los partidos Primero Justicia, Acción Democrática, Un Nuevo Tiempo y Voluntad Popular, junto con algunos de los precandidatos.

La oposición en pleno rechazó la presión del gobierno y quedó bastante despejado el camino para que el fin de semana se decida si se dan  por finalizadas las reuniones con el oficialismo. “El gobierno quiere que se firme el acuerdo porque se juega su supervivencia; es por eso que nos quiere chantajear. Hay que sincerarse porque no hay elementos para firmar nada y no vamos a aprobar un mal acuerdo”, indicaron fuentes cercanas a la negociación.

“La salida de los cancilleres de México, primero, y de Chile, después, condiciona también la participación porque el apoyo internacional está en entredicho”, afirmaron.

A pesar de todo, la MUD no ha definido si participa  en las presidenciales, aunque estas no garanticen la transparencia. “La discusión no es esa, sino más bien ver qué vamos a hacer para construir un camino que nos permita motivar a la gente”, señalaron.

“Lo que hagamos debe ser movilizador.  Lo que sí está a nuestro alcance es ver cómo hacemos que este pueblo se levante e incorpore a la lucha en contra de un régimen que cada día nos golpea más y que no cambia el rumbo, sino que lo profundiza”, agregaron.

La decisión de ir el lunes a República Dominicana aún no está tomada. Este fin de semana se reunirán de nuevo para definir lo que se piensa hacer. Sin embargo, es muy posible que la oposición ponga una contraoferta sobre la mesa –que fue propuesta por Ramón Guillermo Aveledo y se le dio el visto bueno– en la que las presidenciales no se celebrarán antes del 10 de junio, actualizarán el registro electoral y se permitirá la observación internacional.

Extraoficialmente se conoció que la posición de Voluntad Popular es la de no asistir a República Dominicana.

Entre el lunes y el miércoles, el gobierno y la oposición se reunieron en Santo Domingo y cerraron las negociaciones sin alcanzar acuerdos. El presidente dominicano, Danilo Medina, señaló que las partes harían consultas sobre puntos álgidos y en un plazo de tres a cinco días regresarían para una nueva reunión. Explicó que nada estaba aprobado y mostró a los periodistas el acta de los avances de la agenda.