La Paciencia: En torno a Albano Cardoso

Una breve mirada a la experiencia de este artista, fotógrafo y poeta africano

Albano Cardoso es una artista plástico y poeta nacido en Luanda, Angola, en el año 1966. Su vida ha sido la epifanía del artista genuino inmerso en la vivencia cosmopolita. Son varias las ciudades en las que ha habitado, aspecto que ha nutrido su imaginario, de modo que este se ha expresado en una obra plena de cromatismos y de emocionalidad. Sus cuadros y fotografías ponen ello en evidencia.

En efecto, uno de los aspectos más llamativos de la fotografía de Albano Cardoso está en el hecho de que la misma se articula como un registro permanente de su vivir a través del mundo. En ella el poeta, a la manera de una bitácora, captura momentos pertenecientes a espacios colectivos, así como a la cotidianidad de la gente. El color es un aspecto clave aquí y el mismo denota una calidez, al igual que una mixtura que no solo está referida a lo cromático per se sino a la rítmica. Cardoso apunta al alma de sus sujetos y esa calidez que he aludido antes denota el espíritu del África natal del artista.

Los planos fotográficos de Albano Cardoso poseen una constelación enormemente poética. Por ejemplo, en su fotografía, Bangão / Style se aprecia a un hombre africano caminando. El lente capta al sujeto en picado y a primera vista se observa lo vívido del movimiento. En este caso el fotógrafo pone en evidencia una de sus obsesiones: el tiempo. No solo este resalta a la vista en cuanto a la imagen detenida; también, el detalle del agua en el suelo, en contraposición al hombre, aporta una gran exuberancia a la composición en su totalidad.

Las escenas que constituyen los motivos esenciales de este artista están referidas a la vida cotidiana, a personas en sus oficios del día a día. En ellas, tal como he aludido antes, está muy presente la constelación de lo temporal. Y es que también da la impresión de que algunos de los poemas de Cardoso estuvieran focalizados en el tópico del tiempo. El viajar constantemente de ciudad en ciudad pareciera apuntar a una pulsión por asir la experiencia vital huidiza, tal y como procura en su trabajo fotográfico.

Por otro lado, la pintura de Albano está encuadrada en una suerte de neo expresionismo donde se traslucen algunos aspectos de su mundo emocional contrapuestos con cromatismos muy interesantes. La vivacidad y la riqueza de esta propuesta pictórica son muy llamativas. La profusión de elementos y lo abrupto de la rítmica lo ubican en una apuesta de mucha potencia y profundo contenido lírico.

El poeta ha vivido en las ciudades de Luanda, Lisboa, Ann Arbor, Díli y Melbourne. Su vida ha sido bastante peculiar en el sentido de que muy joven, durante los años 80, fue un atleta internacional angoleño que tuvo contacto con otras culturas a nivel de competencias. Sin embargo, su carrera en el deporte se vio truncada luego de que sufriera un aparatoso accidente en motocicleta. Durante los años 90 el artista vivió en Ann Arbor, Michigan, donde frecuentaba los ambientes bohemios vinculados a la Universidad de Michigan, de la que era estudiante. Fue justamente en este contexto donde le conocí y, aparte de su carismática personalidad, un aspecto que llamaba mucho la atención de este creador era las distintas lenguas que hablaba y su capacidad para entenderse con virtualmente cualquier hablante. A veces incluso daba la impresión de que “hablaba en lenguas”. Posterior a este período, el artista estuvo vinculado a la industria musical en Portugal.

Albano Cardoso tiene publicados los libros de fotografía Atlético Petróleos de Luanda – Uma História Desportiva (2005) y Under Surveillance (2013). Adicionalmente, en poesía ha publicado, Tic-­‐Tacteando o Florescer da Idade (2009). Su trabajo plástico ha sido expuesto en distintos contextos y ha llevado a cabo una labor en la industria musical en Portugal. Además se ha desempeñado como traductor literario y periodista. Ultimadamente, aparte de ser un incasable promotor cultural en su nativa África, Albano Cardoso es la personificación del artista cosmopolita cuya interioridad hace epifanía a través de su obra.