Repudio nacional e internacional

un.org

El Consejo de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas emitió un comunicado en el que condena la detención del dirigente. “Condenamos la detención de Enrique Aristeguieta  por los servicios de inteligencia. Su detención, sin una orden de detención, trae el número total de personas detenidas por razones políticas a 232. Llamamos a su liberación”.

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, acusó a Maduro de “tratar de callar voces de los disidentes a su desgobierno” y exigió su liberación inmediata, así como que se den noticias de su paradero y se respeten sus derechos.

La legisladora estadounidense Ileana Ros-Lehtinen señaló que “el régimen de Maduro le tiene tanto miedo a quien se le oponga, que mando a sus compinches a arrestar a Aristeguieta”.

Human Rights  Watch condenó la detención y demandó su pronta liberación. El ex presidente colombiano Andrés Pastrana denunció que Aristeguieta, “el testimonio viviente de que en Venezuela las dictaduras sí se acaban”, fue secuestrado.

Luisa Ortega Díaz, fiscal general en el exilio, rechazó la detención. “Solo en dictadura se procesa a los ciudadanos por sus opiniones”, expresó.

El grupo Venezolanos Perseguidos Políticos en el Exilio condenó el arresto, lo mismo que el asesinato de Oscar Pérez: “Reflejan el desquiciamiento de un régimen tiránico que apela a los actos más bajos y crueles para mantenerse en el poder”.

En el ámbito nacional, el ex gobernador de Miranda Henrique Capriles tuiteó: Nuestro rechazo y condena a la arbitraria detención del Dr. Enrique Aristeguieta Gramcko! Es una barbaridad contra una persona de 85 años que no ha cometido delito alguno! Exigimos su inmediata liberación”.

El general Carlos Peñaloza, ex comandante del Ejército, aseguró que teme por la vida del miembro de la Junta Patriótica.

El secretario general de AD, Henry Ramos Allup, aseguró que la detención amerita condena universal.

En Voluntad Popular exigen su libertad inmediata y alertaron a la comunidad internacional sobre “este nuevo, inhumano e ilegal acto de persecución contra quienes adversan al régimen y emprenden acciones para salvaguardar la democracia y la constitucionalidad de Venezuela”.

La dirección política de Copei expresó  rechazo a la medida, y Primero Justicia se une al coro que exige la libertad inmediata de Aristeguieta Gramcko.