La oposición venezolana gana el premio Sájarov

El Parlamento Europeo (PE) decidió hoy entregar el premio Sájarov a la Libertad de Conciencia a la oposición venezolana, representada por la Asamblea Nacional y su presidente, Julio Borges, así como por los dirigentes opositores Leopoldo López y Antonio Ledezma.

La oposición venezolana, confirmaron a Efe fuentes de la Eurocámara, se impuso a los otros dos finalistas, la activista guatemalteca por los derechos humanos Aura Lolita Chávez Ixcaquic y el periodista Dawit Isaak, encarcelado en 2001 en Eritrea.

En la candidatura, a propuesta del Partido Popular Europeo (PPE) y el grupo de los liberales (ALDE), figuran también dirigentes como Daniel Ceballos, Yon Goicoechea, Lorent Saleh, Alfredo Ramos y Andrea González, considerados presos políticos por la Eurocámara.

El eurodiputado del PP José Ignacio Salafranca afirmó tras conocerse la decisión que se trata de un gesto de alto valor simbólico que "contribuirá a restaurar la libertad, la democracia, la paz y los derechos humanos en Venezuela".

El PPE abogó por la oposición venezolana por representar, según apuntó Salafranca en un comunicado, "a un grupo de hombres y mujeres valerosos que no tienen miedo, que no se rinden, que hostigados, golpeados, encarcelados o inhabilitados luchan por su libertad y por su dignidad".

Desde ALDE, la eurodiputada Beatriz Becerra felicitó a los premiados y consideró que "este reconocimiento animará a los venezolanos a continuar con su defensa pacífica y ejemplar de la libertad y el Estado de derecho" frente a los abusos del presidente Nicolás Maduro.

"Ahora es más importante que nunca que permanezcan unidos y que no se rindan a las manipulaciones y abusos del dictador Maduro", afirmó.

Para Becerra, el Sájarov es "una herramienta de activismo político".

"Significa que los ciudadanos europeos, representados en su Parlamento, dan su apoyo a la causa de una Venezuela libre y democrática", añadió.

El galardón, dotado con 50.000 euros, es un premio anual que concede el Parlamento Europeo desde 1988 como reconocimiento a personalidades o colectivos que luchan por los derechos humanos y las libertades fundamentales.

El premio se entregará en una ceremonia en Estrasburgo el próximo 13 de diciembre; el año pasado recayó en las activistas yazidíes Nadia Murad Basi Taha y Lamiya Ayi Bashar, víctimas de la esclavitud sexual perpetrada por el grupo yihadista Estado Islámico en Irak.