Ledezma denunció ante OIT eliminación de la Alcaldía Metropolitana

Referencial

Antonio Ledezma, ex alcalde metropolitano de Caracas (AMC), dirigió una carta abierta a Guy Ryder, director general de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), con el objetivo de denunciar las violaciones laborales que se han cometido en contra de los trabajadores a la AMC y del Alto Apure.

El pasado 20 de diciembre la asamblea nacional constituyente (ANC) dictaminó la eliminación de dicha dicha alcaldía, con el argumento de que “perdió vigencia, solapó funciones, se apartó del camino y la orientación político-territorial y administrativa que se le había indicado en la ley”, según la presidenta de la institución gubernamental, Delcy Rodríguez.

En la carta que Ledezma le dirije a la OIT, expresa que la medida está impregnada de arbitrariedad y que viola la Carta Magna venezolana que pone en riesgo y en un estado de incertidumbre a más de 6.000 trabajadores de la AMC.

Puedes leer la carta completa a continucación:

Sr Guy Ryder

Director General de la Organización Internacional del Trabajo

Su Despacho .-

Me dirijo a usted en mi carácter de Alcalde legítimo del Área Metropolitana de Caracas, cargo para el cual fui reelecto el pasado 8 de diciembre de  2013. Institución que ha sido víctima de una seguidilla de atropellos que se dieron desde el mismo instante en que se sabía que había triunfado mi opción por primera vez el 23 de noviembre de 2008. Fue tan aviesa la arbitrariedad que mientras se anunciaba mi victoria, simultáneamente se desataba una ola de invasiones y expropiaciones de inmuebles adjudicados al patrimonio de la Alcaldía, incluido el despacho oficial de su titular. Igualmente se arrebataron  competencias y recursos financieros  en más del 95% del presupuesto original.

Para defender los derechos de los ciudadanos y trabajadores nos vimos compelidos a realizar  una huelga de hambre en las instalaciones  de la OEA en Caracas y denunciar dicha irregularidad ante diferentes organismos internacionales. La persecución del régimen no cesó hasta someterme a prisión por más de mil días. El colmo de los atropellos se produjo recientemente con la eliminación de dicha Alcaldía de forma inconstitucional por un ente de origen fraudulento, violando la Carta Magna venezolana y un conjunto de leyes vigentes.

Igual mala suerte corre la Alcaldía Metropolitana del Alto Apure. Estamos hablando de más de 6 mil trabajadores que han quedado a merced de una incertidumbre provocada por semejantes resoluciones irritas desde todo punto de vista.

En el ámbito estrictamente laboral, la liquidación de la Alcaldía Metropolitana de Caracas y la del Alto Apure, supone una abierta infracción de las obligaciones a cargo de los empleadores, establecidas en el Convenio 158 y la Recomendación 166, ambos textos aprobados en el marco de la Organización Internacional del Trabajo.

La Alcaldía Metropolitana de Caracas, cumplía funciones de servicio público, que de manera insoslayable tendrán que ser asumidas por otro ente público, cualquiera que sea su nombre. En tales circunstancias, la sustitución de un ente del Estado por otro ente, también del Estado, no tiene que suponer la cesantía de los trabajadores. Por el contrario razones de estabilidad laboral y de experiencia en el desempeño de tales funciones, más bien, aconsejaban  que los trabajadores del ente, objeto de liquidación, sean absorbidos por el ente que lo reemplace. 

Proceder en sentido contrario seria desconocer el razonamiento cardinal de la OIT en el sentido que todo despido debe obedecer al principio básico según el cual no se podrá dar término a la relación de trabajo a menos que exista causa justificada. 

En este caso, además de haberle puesto término a las citadas relaciones de trabajo de manera "masiva" sin mediar infracción de los empleados a sus obligaciones ordinarias se les ha privado del debido "pronunciamiento previo", del "recurso contra la terminación de la relación de trabajo"  así como "la consulta a los representantes de los trabajadores".

Por ende nos hallamos ante un despido que además de masivo, es de carácter arbitrario, lo cual justifica la intervención inmediata  de la  Organización Internacional del Trabajo.

Ayer fueron agredidos un número significativo de los empleados junto a Concejales y líderes sindicales como Gustavo Rodríguez.

Me despido de Ud. enviándole mi reconocimiento por su labor social y humanitaria por el progreso de los trabajadores del mundo, esperando la urgente intervención del órgano a su cargo ante esta enojada situación que impacta a miles de familias venezolanos y a millones de ciudadanos que ya no contarán con los servicios que prestaban los entes dictatorialmente suprimidos.

Afectuosamente, se despide desde el exilio;

Antonio Ledezma.

Alcalde legitimo de Caracas.

Madrid, 27 de diciembre de 2017