Ataques en Guta Oriental dejaron más de 500 muertos en una semana

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos informó que al menos 29 personas, entre ellos cinco menores, murieron este sábado en los bombardeos

Infobae

Al menos 505 civiles, 123 de ellos menores y 65 mujeres, murieron en los ataques perpetrados en la última semana en el principal bastión opositor de Guta Oriental, en las afueras de Damasco, informó este sábado el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

La ONG reveló que al menos 29 personas, entre ellos cinco menores, murieron este sábado en los bombardeos, con lo que la cifra de víctimas desde el domingo hasta hoy se elevó a 505 muertos y 2.453 heridos, cientos de ellos de gravedad, además de decenas de desaparecidos bajo los escombros.

Entre los fallecidos registrados en las últimas horas, 12 perecieron por ataques aéreos en la ciudad de Duma, la principal de Guta Oriental, y otras cuatro en la localidad de Al Shifunia.

También fueron blanco de bombardeos de aviones de guerra -que no fueron identificados por el Observatorio- las poblaciones de Harasta, Zamalka y Beit Saua, y anteriormente las de Otaya, Al Mashabiya, Hush al Dauahra y Kafr Batna.

Desde tempranas horas del día, Guta Oriental ha sido blanco de ataques aéreos y de helicópteros militares que arrojan barriles explosivos, además del lanzamiento de artillería y de misiles de tipo tierra-tierra, por lo que se han registrado grandes daños materiales en el área, según la fuente.

Durante la noche del viernes se registraron incendios en Saqba y Hamuriya debido al impacto de proyectiles con material incendiario, añadió la ONG.

La región de Guta Oriental ha sido blanco en la última semana de una escalada de la violencia por parte de las fuerzas gubernamentales, apoyadas por la aviación rusa, aliada de Damasco.

El Consejo de Seguridad de la Organicón de las Naciones Unidas (ONU) tiene previsto votar para pedir una tregua en Siria, después de que las diferencias entre Rusia y el resto de miembros impidieran llegar a un acuerdo, a pesar de la creciente presión internacional para actuar ante la situación en Guta Oriental y otras zonas del territorio sirio.