El suicidio de Virginia Woolf

Cortesía

Cuando Virginia Woolf salió de su casa en el último día de su vida el 28 de marzo de 1941, que dejó una nota a Vanessa Bell, su hermana, y una nota a Leonard Woolf, su marido.

La nota de Virginia dio a entender que iba a matarse, pero no dijo cómo ni dónde. No tuvo en cuenta  que el río en que pensaba ahogarse –el Ouse–  barrería su cuerpo y evitaría que sus amigos y familiares lo descubrieran; esto ocurrió  a las tres semanas de sumergirse en el río, con un pesado abrigo de pieles con amplios bolsillos, que llenó de pesadas piedras para asegurar la inmersión total.

Tras el descubrimiento de su sombrero y su bastón en la orilla del río Ouse cercano, su familia supuso que se había ahogado por propia voluntad, pero no tenía pruebas para confirmarlo.

Un par de noticias publicadas durante el descubrimiento marcó el tiempo –horas, días, semanas– de sus seres queridos, y el mundo, expectante, esperaba para saber y averiguar lo que pasó.

El New York Times encabezó así su primera página el 3 de abril de 1941: Perdida en Inglaterra; Virginia Woolf se da por muerta. En el artículo se cita a Leonard Woolf, con estas palabras:

"Señora. Woolf se presume que está muerta. Fue a dar un paseo el viernes pasado, dejando detrás una carta, y se piensa que se ha ahogado. Su cuerpo, sin embargo, no se ha recuperado”.

El artículo sobe Virginia confirmó que faltaba, pero afirma que la policía no estaba investigando su desaparición:

“Las circunstancias que rodearon la desaparición de la gran novelista, cumbre de las letras inglesas del siglo XX, con T.S. Eliot y James Joyce no fueron revelados. Las autoridades de Lewes dijeron que no tenían reporte de la supuesta muerte de la señora Woolf. Se informó que su sombrero y su bastón se habían encontrado en la orilla del río Ouse. La señora Woolf había estado enferma durante algún tiempo”.

Aunque no había duda de que Virginia se había suicidado, no había cuerpo, no había evidencia; no hubo funeral y sus amigos, su familia o sus fans permanecieron herméticos. En una carta escrita por su hermanastro Clive Bell, fechada el 3 de abril, Bell revelaba a su amigo, Frances Partridge, que la familia tenía la esperanza de encontrarla con vida, pero esa esperanza se había desvanecido con el paso de los días:

"Por supuesto, desde hace algunos días, esperamos contra toda esperanza que ella se había alejado alocadamente, a gran distancia, y que podría ser descubierta en un granero o una tienda del pueblo. Pero por ahora se abandona toda esperanza; ya que el cuerpo no ha sido encontrado, ella no puede ser considerada legalmente muerta".

Sin embargo, de acuerdo con una biografía de Virginia Woolf escrita por Nigel Nicholson, algunos de sus amigos, como la madre de Nicholson y Vita Sackville-West, pensó que era mejor si su cuerpo nunca fuese encontrado y esperaba que en su lugar, era mejor arrojarla al mar al mar para que sus seres queridos no tuviesen que hacerle frente a tan dolorosa situación.

No está de más decir que Virginia estuvo casada hasta su trágico suicidio en 1941, pero Virginia Woolf mantuvo durante toda su vida relaciones con mujeres, y fue con la aristócrata Vita Sackville-West con quien "culminó" sus deseos y fantasmas, un romance que la española Pilar Bellver recrea en el relato epistolar "A Virginia le gustaba Vita".

Virginia Woolf, la escritora "feminista por excelencia", y Vita Sackville-West, "casi como la lesbiana oficial de la aristocracia inglesa", fueron revolucionarias y pioneras de la élite londinense del siglo XX, dos escritoras casadas que, a pesar de ello, ya se habían enamorado anteriormente de mujeres, unas experiencias que no evitaron que el romance que mantuvieron las "transformase" radicalmente.

Ahora bien, tres semanas más tarde, algunos niños hicieron el macabro hallazgo cuando encontraron el cuerpo de Virginia varado cerca del puente en Southease. El 19 de abril, la Associated Press anunció al público "Cuerpo de Woolf encontrado", y confirmó que había se ahogado ex profeso. El artículo dio a entender que la actual guerra con Alemania podría haber jugado un papel en su suicidio:

"Dr. E. F. Hoare, forense en New Haven, Sussex, diagnosticó suicidio, en el ahogamiento de Virginia Woolf, la gran novelista que había sido bombardeada dos veces en su casa. Su cuerpo fue recuperado ayer por la noche desde el río Ouse cerca de su casa de fin de semana en Lewes. Su marido declaró que la señora Woolf había estado deprimida durante un período considerable de tiempo. Cuando su casa de Bloomsbury fue destruida por una bomba hace algún tiempo, los Woolf se trasladaron a otra cercana. Esta otra también se hizo inhabitable por otra bomba, por lo que los Woolf luego se trasladaron a su casa de fin de semana en Sussex".

El forense leyó una parte de su nota de suicidio a los reporteros, pero la citó incorrectamente. Los reporteros imprimieron en su artículo la cita errónea. La nota no mencionó la guerra, pero sí declaró que Virginia no se encontraba bien y sentía que no podía soportar otro episodio similar.

El cuerpo de Virginia fue incinerado y sus restos fueron enterrados debajo de uno de los dos árboles de olmo entrelazados en su patio trasero. Leonard marcó el lugar con una tablilla de piedra donde se leía: “Virginia y Leonard”, grabada con las últimas líneas de su novela Las olas rompían en la playa:

“¡Contra ti me lanzaré, entero e invicto, oh Muerte!”

Esta es la nota de Virginia para Leonard sobre su suicidio, que él leyó:

"Querido, estoy segura de que me estoy volviendo loca otra vez. Siento que no podemos pasar por otro de esos momentos terribles. Y no voy a recuperar este tiempo. Comienzo a oír voces, y no me puedo concentrar. Así que estoy haciendo lo que parece ser la mejor cosa que debo hacer. Me has dado la mayor felicidad posible. Tú has hecho en todo sentido, lo que cualquiera podría hacer. No creo que dos personas podrían haber sido más felices hasta que llegó esta terrible enfermedad. No puedo luchar por más tiempo. Sé que estoy echando a perder tu vida, que sin mí podrías trabajar. Y yo sé que tú lo sabrás. Ya ves que ni siquiera puedo escribir esto correctamente. No puedo leer. Lo que quiero decir es que te debo a ti toda la felicidad de mi vida. Tú has sido totalmente paciente conmigo e increíblemente bueno. Quiero decir que lo que todo el mundo sabe. Si alguien pudo haberme salvado habrías sido tú. Todo se ha ido de mí, pero no la certeza de su bondad. No puedo seguir perjudicando más tiempo tu vida. No creo que dos personas podrían haber sido más felices de lo que hemos sido. V".

Fuentes:

Nigel Nicolson, Virginia Woolf; Penguin, Oct 2, 2000. 208 págs.

New York Times; Virginia Woolf Believed Dead; April 3, 1941:

http://www.nytimes.com/learning/general/onthisday/bday/0125.html. 

The Guardian; New Bloomsbury Archive Casts Revealing Light on Virginia Woolf’s Death; Alison Flood; March 2010: http://www.guardian.co.uk/books/2010/mar/19/bloomsbury-archive-virginia-woolf-death.

Virginia Woolf; 1931 Las olas, Editorial Oveja Negra, Bogotá, p. 253, 1984.