“La función de la literatura no es entretener, es despertar”

El escritor y periodista español Javier Sierra, ganador del Premio Planeta 2017 con la novela El fuego invisible, considera que “la función suprema de la literatura no es entretener, es despertar” al lector. El autor precisa que ese despertar supone “inquietar, cambiar la visión del lector”, un cambio muy relacionado con la historia de su novela, en la que “las palabras tienen mucha importancia”.

El fuego invisible narra la historia de David Salas, un profesor de Lingüística en el Trinity College en Dublín, que en un viaje a Madrid se tropieza con una vieja amiga de su abuelo, al que siendo niño le hizo una pregunta fundamental: “¿De dónde vienen las ideas?”. El protagonista, que nada tiene que ver con el autor, aclara Sierra, es un especialista en Parménides, por tanto, hay algo de filosofía de los presocráticos en la novela. “Justamente, ellos desarrollaron un método para la captación de ideas muy particular que llamaron la incubación. El mismo consistía en encerrarse dos días sin comer ni beber en una cueva para tener la mente suficientemente limpia y poder escuchar a los dioses. En una incubación nacieron conceptos como democracia”.

Sierra indica que una de sus referencias literarias es el filósofo y escritor Umberto Eco. En un ejercicio extremo de síntesis, dijo que su novela es “un viaje que comienza en Madrid y termina en los Pirineos con un momento de revelación, de éxtasis”.

La difusión que concede el Premio Planeta, cuya ceremonia de entrega se realizó el domingo pasado, podría acelerar algunos de los proyectos en marcha del escritor, como la posible adaptación a la pantalla grande de su novela La cena secreta. Además, en medio de la gira de promoción del galardón, podría estrenar una serie documental sobre grandes enigmas, que reconstruye casos o situaciones que le impactaron, donde trata de demostrar que “estos hechos inexplicables son parte de nuestra cultura”, afirma.