Con una librería enfrentan la violencia de la mafia italiana

Referencial

Un cambio está en marcha en una barriada al norte de Nápoles, donde un grupo de ciudadanos, cansado de los narcotraficantes, decidió usar los libros como herramienta para acabar con las mafias.

Situada entre viviendas de invasores, la primera librería abrió en Scampia, un barrio de entre 80.000 y 100.000 habitantes. Los bloques de edificios de hormigón de este bastión de la Camorra, la terrible mafia napolitana, quedaron inmortalizados en Gomorra de Roberto Saviano, y en la película y la serie inspiradas por la obra.

Las torres, llenas de amianto y separadas por solares salpicados de basura, datan de los años setenta pero, según Rosario Esposito La Rossa, de 29 años, nunca hubo una librería en la zona hasta que abrió la suya el año pasado. La idea de fundar ese espacio nació tras la muerte de Antonio, un primo minusválido de él, que murió en un intercambio de disparos en 2004 y fue acusado de narcotráfico por el Estado. "Lo alcanzaron dos balas mientras jugaba fútbol, pero la policía dijo que estaba vinculado al cártel de la cocaína de Cali ", cuenta La Rossa.