En medio del estado de excepción se cuentan los votos en Honduras

El escrutinio especial para conocer al nuevo presidente electo de Honduras en los comicios generales del 26 de noviembre, continuaba esta noche en pleno estado de excepción y una estrecha ventaja del candidato del gobernante Partido Nacional y presidente del país, Juan Orlando Hernández.

Hacia las 22.00 horas locales (04.00 GMT), con 258 de las 1.006 actas electorales inconsistentes procesadas, Hernández superaba con 42,96% al candidato de la Alianza de Oposición contra la Dictadura, Salvador Nasralla, que sumaba 41,38 %, con el 95,87 % global de actas procesadas.

La revisión de 1.006 actas inconsistentes registradas por el Tribunal Supremo Electoral (TSE) es vigilada por observadores nacionales de diversos sectores del país, lo mismo que de la Unión Europea (UE) y la Organización de Estados Americanos (OEA).

Los representantes del Partido Nacional no participaron por la ausencia anunciada con anticipación de la Alianza de Oposición, que reiteró que el fraude contra Nasralla ha sido montado en el TSE.

Hernández y Nasralla se declararon presidente electo el mismo día de las elecciones, sin que el ente electoral hubiera presentado su primer informe oficial, lo que no hizo hasta la madrugada del 27 de noviembre, cuando el país estaba en la incertidumbre.

El escrutinio especial comenzó pasadas las 15.00 horas locales (21.00 GMT), mientras en el país miles de hondureños celebraban manifestaciones promovidas por la Alianza de Oposición en apoyo a Nasralla y condenando el presunto fraude del partido de gobierno.

En Tegucigalpa, el ambiente era tenso por los miles de soldados y policías provistos de escudos, bastones y bombas lacrimógenas que cerraron varias calles y bulevares para evitar que los manifestantes se acercaran mucho a las instalaciones del Instituto de Formación Profesional, donde se guarda todo el material de las elecciones.

Además, mientras se contaban las actas inconsistentes, a partir de las 19.00 horas locales (01.00 GMT), en muchos barrios de la capital comenzaron a sonar cacerolas, trompetas, cohetes, música y consignas contra Hernández y a favor de Nasralla, lo que también ocurrió la noche del sábado en varias ciudades del país.

Hernández, quien busca la reelección, expresó su satisfacción porque el TSE pudo iniciar el escrutinio especial, que se había venido posponiendo desde el jueves, y pidió a los hondureños esperar los resultados y evitar enfrentamientos.

"Afortunadamente el Tribunal Electoral ha decidido reanudar el proceso electoral en su parte final de escrutar unas mil actas y dichosamente lo está haciendo con la presencia de observadores nacionales y también con todos los que están observando a través de los medios de comunicación", subrayó el gobernante.

Nasralla, por su parte, quien se incorporó a la nutrida manifestación de la Alianza de Oposición en Tegucigalpa, reiteró que desde el TSE se fraguó el "fraude" en su contra y que su triunfo el pueblo "lo defenderá de manera pacífica en las calles".

El coordinador de la Alianza de Oposición, el expresidente Manuel Zelaya, derrocado en 2009, pidió de nuevo al TSE que se cuenten las 5.179 actas en las que presumen estaría el "fraude" contra Nasralla, quien por segunda vez desde 2013 busca el poder.

En rueda de prensa, Zelaya dijo que en la reunión de hoy, que celebró con los magistrados del TSE acompañado de expertos en informática y otros asesores, no recibieron fielmente la información de tipo técnico y electoral solicitada para mostrarles las que califican como "las 5.179 actas del fraude".

La Misión de Observación Electoral de la OEA hizo un llamamiento "a las dos fuerzas políticas que están disputando la Presidencia a que actúen de manera responsable".

Señaló, además, que el proceso electoral hondureño "no se agota con el escrutinio especial" y destacó la importancia de que el escrutinio se haya iniciado "en presencia de observadores nacionales de sectores varios, para regresar este proceso a los votantes, a los que ejercieron su voto pacíficamente el domingo pasado".

Desde la celebración de las elecciones generales, el TSE tiene 30 días para dar a conocer el informe final, por lo que no se prevé que al finalizar el escrutinio especial se declare al presidente ganador.

En ese tiempo que tiene el TSE, se pueden presentar impugnaciones para las fórmulas de presidente, diputados y alcaldías municipales.

El magistrado presidente del TSE, David Matamoros, señaló hacia las 22.00 horas locales que el escrutinio especial llevará varias horas más y agradeció a los observadores locales e internacionales porque han expresado "el compromiso de que se quedarán hasta que se cuente la última acta".

"Este es un tema de compromiso de país y no podemos darnos el lujo de detenernos", enfatizó.

El estado de excepción que vive el país, que ha sufrido tres días de violentas manifestaciones contra el "fraude", entró en vigor el viernes y regirá por diez días de las 18.00 a las 06.00 horas locales (de 00.00 a 12.00 GMT).