“Es imposible competir sin igualdad de condiciones”

El cardenal Jorge Urosa Savino rechazó las presidenciales en las que el gobierno ha impuesto unas reglas que considera leoninas. Llama a defender los derechos políticos

Archivo

El cardenal Jorge Urosa Savino, arzobispo de Caracas, rechazó la realización de elecciones presidenciales sin garantías. Dijo que no se debe concurrir a la contienda del 22 de abril, convocada por el Poder Electoral el 7 de febrero.

“Es imposible competir sin igualdad de condiciones. Es imposible competir en esas condiciones leoninas que el gobierno, a través del CNE y de la asamblea nacional constituyente, quiere imponernos a los venezolanos”, expresó.

Considera que los comicios venideros evidencian el atropello de los derechos políticos del pueblo e insistió en que no debe validarse el proceso cuando no existen condiciones de equidad e igualdad, cuando hay líderes políticos y partidos inhabilitados por el ente comicial, y fue ilegitimada la tarjeta de la MUD.

El cardenal se hizo eco de las afirmaciones del padre Luis Ugalde, quien exhortó a los ciudadanos a defender sus derechos políticos. Urosa Savino repudió la organización de unas elecciones que considera son manipuladas y cree que debe darse una exigencia “firme y masiva” para la realización de unas presidenciales con transparencia.

El arzobispo agregó que el gobierno, en lugar de cerrar las salidas democráticas a la crisis que padece el país, “debería más bien resolver la pésima situación económica de  paralización del transporte, de inflación desbocada, de precios por las nubes, de hambre y carencia de medicinas. En vez de seguir avanzando en la toma absoluta del poder, debería ocuparse de que en los hospitales no mueran los bebés y de que no haya niños desnutridos ni gente que fallezca por comer yuca amarga”.

Persecución. El cardenal Urosa Savino manifestó su preocupación por la radicalización gubernamental en aplicar el cerco antidemocrático a la disidencia, a la libertad de opinión y a la oposición política. 

Dijo que además de las amenazas al arzobispo de Barquisimeto, monseñor Antonio López, y al obispo de San Felipe, monseñor Víctor Hugo Basabe, se ha intentado amedrentar a los obispos de Caracas. “Se convocó a una reunión a monseñor Tulio Ramírez Padilla, obispo auxiliar de Caracas, junto con el padre Miguel Acevedo, párroco de la iglesia de Candelaria, en el Ministerio de Relaciones Interiores. Allí se acusó injustamente al padre Acevedo de algo falso: haber agredido a una señora que había entrado en la iglesia protestando contra sus palabras en la homilía. Los sacerdotes no participamos en la diatriba partidista, pero sí defendemos y defenderemos los derechos del pueblo, con el debido respeto a las autoridades y sin incitar a la violencia o a la rebelión política”.

El cardenal Urosa reiteró el rechazo de la Iglesia “a la ejecución sumaria y totalmente ilegal y anticonstitucional de Oscar Pérez, el 15 de enero, cuando ya se había rendido y estaba negociando su entrega”.