GDA

Lo que hay detrás de los tiroteos en la frontera con Colombia

EFE

“Esta es una frontera que está en manos de la criminalidad”. Con estas palabras el director de la Fundación Progresar, Wilfredo Cañizares, se refiere a los 11 tiroteos que en los últimos tres meses se han registrado en la línea divisoria entre Norte de Santander, jurisdicción del municipio de Villa del Rosario en Colombia, y de San Antonio, en el estado Táchira.

Los dos últimos se presentaron en menos de una semana. En una de las balaceras ocurrida el viernes, una mujer venezolana murió y un menor de 14 años resultó herido. El último enfrentamiento se registró el domingo.

 

De acuerdo con el defensor de derechos humanos, las balaceras que se están presentando a plena luz del día y que han dejado en medio a ciudadanos que hacen tránsito por el puente internacional Simón Bolívar, se ejercen dentro de una disputa territorial entre los Rastrojos, el clan del Golfo, el autodenominado Ejército Paramilitar de Norte de Santander (Epn) y el frente Germán Velasco Villamizar del Eln, para ejercer el control de los pasos irregulares o ‘trochas’, por donde circulan los productos de contrabando, el comercio ilegal de armas y la droga del narcotráfico. 

“Todo esto junto ha llevado a lo que se viene registrando este año, y no solo en lo relacionado con los enfrentamientos sino con otros hechos como homicidios, desapariciones forzadas y secuestros cometidos sobre todo por el Ejército Paramilitar de Norte de Santander, liderado por alias Cochas”, precisó Cañizares.

Por ‘Cochas’, cuyo nombre de pila es Luis Escamilla Melo, de 32 años de edad, la Policía ofrece una recompensa de hasta 30 millones de pesos por información que permita su captura.

En los últimos años, este delincuente se habría enfrascado en una disputa a sangre y fuego con el Eln por el control territorial en este sector limítrofe.

Luis Escamilla Melo, alias Cochas, está sindicado de cometer homicidios, secuestros y desapariciones forzadas en el límite entre Colombia y Venezuela.

Foto: Policía Metropolitana de Cúcuta

“De acuerdo con nuestros análisis e investigaciones, este es el hombre que genera el caos y la confrontación directa. Él ha perpetrado varios homicidios por esa zona y ya sabemos cuáles son y es toda una zozobra la que está generando sobre el puente internacional Simón Bolívar”, explicó el coronel Javier Barrera, comandante de la Policía Metropolitana de Cúcuta.

Ante los recurrentes enfrentamientos en este sector de la línea divisoria que han producido un clima de zozobra sobre este puente internacional, donde se concentra 80% del movimiento migratorio que diariamente se registra entre ambos países, se desplegó un fuerte dispositivo de seguridad integrado por más de 300 hombres de la Fuerza Pública colombiana.

Las organizaciones como la Fundación Progresar y la Alcaldía de Villa del Rosario, por su parte, han hecho un llamado al gobierno colombiano para que el tema de la frontera no sea abordado solo con intervenciones militares sino de manera integral: dirigido a que se resuelvan los problemas sociales como la pobreza que se concentran en las poblaciones fronterizas, que finalmente fortalecen todas las expresiones de ilegalidad.