Se revive la tradición del sancocho

Hasta los amanecidos retomaron la visita a Patanemo los domingos para recuperar fuerzas: un concurso celebrado hace tres semanas en la bahía carabobeña despertó el interés de los turistas por el plato tradicional y animó a los kiosqueros a incluirlo nuevamente en sus menús

@improductora/@elnacionalweb/@gastronomíaenvzla

El sancocho volvió a Patanemo. Lo hizo después de que Carabobo Gastronómico –asociación civil fundada en noviembre de 2017 con el fin de rescatar la memoria culinaria carabobeña– celebrara hace tres semanas el Primer Concurso de Sancochos. Participaron 14 de los 23 kioscos instalados en la bahía y buena parte de sus cocineros reconoció haber eliminado el plato de sus menús hace ya algún tiempo. ¿Razones? La falta de puntos de venta por el robo de la antena que permitía el funcionamiento de los equipos, y la escasez de efectivo.

“Es un plato costoso y no podemos darnos el lujo de prepararlo y no venderlo por los problemas mencionados”, dicen los cocineros que, sin embargo, se animaron a participar en el concurso seguros de que su promoción atraería a los turistas.

Sucedió y volvieron a incluir el sancocho en sus menús en vista de la cantidad de visitantes que han recibido desde entonces, muchos de ellos amanecidos e interesados en recuperar fuerzas después de la rumba sabatina con el sabroso caldo que se acompaña con arepa o tostones. Y para cobrarlo, confían en la buena fe de los comensales que prometen hacer transferencias después de disfrutarlo.

Dos pescados de temporada fueron los más utilizados en la elaboración de los sancochos: cojinúa y medregal. ¿Verduras? Auyama, papa, apio, cilantro, perejil, apio españa y plátano verde, enumera Zoraida Barrios, fundadora de Carabobo Gastronómico y directora de Laurus Instituto de Estudios Culinarios. “Son los ingredientes tradicionales del sancocho carabobeño que, a diferencia del oriental, no lleva ají dulce”, agrega la cocinera, sin restar valor culinario a las preparaciones a las que se añadió otros productos.

¿Ganadores? Anaíz Fragoza, cocinera de L’Argonauta, kiosco de Lucía Padilla, Gilda Mercedes Carrillo, de El Predilecto, y Ana Sol Salcedo, de El Primo. Las tres –como el resto de quienes cocinan en los 23 kioscos de Patanemo– recibirán un curso de Introducción a la Cocina dictado por los docentes de Laurus, en la posada Santa Margarita de Puerto Cabello.

El dato

En la lista de platos destacados por los jurados del concurso también están el cruzado de medregal, carne y pata de res, que hace a la leña Álvaro Figueredo, en el kiosco La Felicidad; la fosforera de Michelle Mendoza, del kiosco La Bocaína, que hace tiempo no se ofrece por lo costoso de sus ingredientes; y el sancocho de medregal, camarones, calamares y tripa de perla que preparan en el kiosco La Fe, Carlos Bustamante y Emira González.