Platunique: laboratorio de ideas gastronómicas

Platunique es el primer y único laboratorio de ideas gastronómicas registrado en la Oficina Española de Patentes y Marcas. La iniciativa es de Nella Ruggiero y Edy Costero, periodistas, ella, venezolana y él, español, interesados en ofrecer planteamientos gastronómicos novedosos a partir de la historia de cada producto y persona con los que trabajan, y a través de las relaciones que establecen entre marcas amigas.

En la lista de empresas con las que colaboran figuran Bodegas Habla; Castillo de Canena, casa de tradición olivarera desde 1780;  Flor de sal d’Es Trenc, “la sal de Mallorca”; Ginebra Bulldog;  Fudi&Co, empresa costarricense relacionada con el café y comprometida con la sostenibilidad ambiental;  Acaramhelados, heladería española 100% artesanal, y Apartaco Gastronomía y Experiencias de Venezuela, restaurante que atiende a sus comensales en un apartamento localizado en la calle Luchana de Madrid, en el que la chocolatera venezolana María Fernanda Di Giacobbe presentó recientemente Río Cacao, su nuevo proyecto.

“Allí estaban los representantes de Acaramhelados que se enamoraron del proyecto  y que ya tienen entre sus planes elaborar un helado de chocolate con cacao venezolano”, comenta Costero, tan interesado como su socia en que Platunique se involucre con emprendimientos gastronómicos venezolanos de calidad, como Apartaco, que en apenas tres meses ha logrado tal éxito que no ha habido tiempo para su presentación oficial a los medios de comunicación, de lo cual se hará cargo –faltaba más– Platunique.

“Será en enero o febrero, después de las fiestas navideñas”, asegura Ruggiero, encantada con la acogida que ha tenido el restaurante y segura de que no será el único proyecto venezolano en España con el que se involucrará su laboratorio de ideas.

“Apartaco es un buen ejemplo de las propuestas que nos interesan, esas que por su calidad hacen la diferencia y despiertan el interés de marcas dispuestas a crear la sinergia que necesitamos en Platunique para ofrecer perspectivas gastronómicas solidarias y visibles que beneficien a esos proyectos que hacen la diferencia”.