Coutinho rompió el guión del Valencia y metió al Barcelona en la final

El Valencia tuvo sus opciones de igualar la eliminatoria en el primer tiempo, pero el tanto del brasileño hizo trizas las opciones de los locales

EFE

Un gol de Coutinho en el arranque del segundo tiempo rompió el guión que el Valencia tenía establecido y clasificó al Barcelona, que se impuso por 0-2 en Mestalla, para jugar su quinta final consecutiva de la Copa del Rey, en la que se medirá al Sevilla.

El Valencia, tras la derrota por 1-0 que encajó en la ida, jugó con inteligencia y tuvo sus opciones de igualar la eliminatoria en el primer tiempo, pero el tanto del brasileño, en el primer balón que tocó tras sustituir a Andre Gomes, hizo trizas las opciones de los locales de meterse en la final. En los minutos finales, Ivan Rakitic sentenció con el segundo gol barcelonista.

Marcelino sorprendió de salida con su alineación y el cambio de dibujo táctico, al jugar con un centro del campo con un doble pivote defensivo escoltando a Parejo y con tres delanteros.

El Valencia no tuvo reparos en que el balón fuera para el Barcelona y se replegó en busca de sorprender al contragolpe. Los de Valverde movieron el balón con parsimonia, de una banda a otra, buscando el momento de filtrar un pase o de que Messi desbordara con una genialidad. El astro argentino tuvo la primera del partido en un libre directo, a los ocho minutos, pero Jaume respondió de puños con una gran intervención.

El Valencia comenzó a estirarse. Al cuarto de hora pudo igualar la llave tras un gran cabezazo de Rodrigo Moreno que superó a Jasper Cillessen, pero se topó con el larguero. Andrés Iniesta respondió con un maravilloso pase filtrado entre la defensa a Luis Suarez al corazón del área, pero el uruguayo no controló solo ante Jaume.

El conjunto local seguía fiel al guión y de nuevo tuvo su opción tras una gran acción individual de Simone Zaza, aunque el pase del italiano a Vietto rozo en el talón de Sergi Roberto impidiendo el remate claro del argentino, aunque el balón acabó en la frontal del área donde Rodrigo sacó un disparo seco que obligó a lucirse a Cillessen.

Los dos avisos del Valencia provocaron que el Barcelona no arriesgase y se dedicase a jugar a un ritmo lento, asegurando la posesión, si bien no puso en apuros la integridad de la puerta local. Tras el descanso, Valverde dio entrada a Coutinho por un desaparecido Andre Gomes y el brasileño en el primer balón que tocó marcó.

Luis Suárez rompió con un doble regate a Garay y su centro al segundo palo lo cazó Coutinho tirándose al suelo, para cruzar el balón y anotar el 0-1, cuando apenas habían transcurrido cinco minutos de la segunda mitad.

El tanto del Barcelona obligaba al Valencia a marcar tres goles y el movimiento desde el banquillo fue inmediato. Marcelino dio entrada a Carlos Soler y Guedes, aunque sorprendentemente sacó del campo a sus dos mejores jugadores del primer tiempo, Coquelin y Rodrigo. El local le metió más intensidad en busca de un gol que le abriera la puerta de la esperanza. Guedes, de cabeza, y Vietto tuvieron el gol.

El conjunto catalán trató de calmar el juego e impedir que su rival revolucionase el partido, aunque el ímpetu de los locales le abrió espacios para sentenciar aún más la eliminatoria.

El equipo che lo seguía intentando y Gayà pudo empatar, pero su remate a bocajarro lo sacó milagrosamente Cillessen en una parada más propia de un portero de balonmano. Sin embargo, fue el Barcelona el que vio puerta de nuevo, al robarle Luis Suárez un balón al central Gabriel y habilitar a Rakitic para que batiera a Jaume y finiquitara el partido y la eliminatoria.