Gobierno catalán no se da por destituido y mantendrá su actividad

El Gobierno regional de Cataluña, cesado el viernes por un decreto del Ejecutivo español para restablecer la legalidad, no se da por destituido y tiene previsto mantener su actividad, explicaron a Efe diversas fuentes independentistas.

El Parlamento regional catalán aprobó una declaración de independencia que llevó al Ejecutivo español, con el apoyo del Senado, a aprobar una serie de medidas para recuperar la legalidad.

Entre ellas figura el cese de todo el Gabinete presidido por Carles Puigdemont y la convocatoria de elecciones autonómicas en Cataluña para el 21 de diciembre.

Sin embargo, según las fuentes, los miembros del Ejecutivo catalán no contemplan acatar su cese y preparan los siguientes pasos para desarrollar el encargo recogido en la resolución independentista aprobada por el Parlamento autonómico.

Sobre la mesa, según las fuentes soberanistas consultadas, figurará el análisis de los escenarios que se abren a partir de ahora tras la acción del Gobierno español y ello incluye la posibilidad de convocar a su vez elecciones para antes de final de año a las que darían un carácter constituyente.

En la resolución independentista votada ayer, el Parlamento instaba al Gobierno autonómico a aprobar los decretos y resoluciones que sean necesarios para desarrollar la ley de transitoriedad jurídica - que creaba un marco legal catalán provisional - y que el Tribunal Constitucional español había suspendido.

Mientras tanto, la Fiscalía General del Estado ultima su querella por un delito de rebelión contra los artífices de la declaración de independencia aprobada por la Cámara catalana, una acción penal que afectará al menos a los miembros del Gobierno autonómico y a los de la Mesa del Parlamento que permitieron la votación, que fue secreta para dificultar eventuales consecuencias penales.