Bélgica: Asilo para Carles Puigdemont “no está en el orden del día”

Toda Europa sigue en vilo lo que sucede en Cataluña. Este domingo, el primer ministro belga, Charles Michel, salió a aclarar que su país no está pensando en ofrecer asilo al presidente catalán, Carles Puigdemont, luego de los dichos de Theo Francken, secretario de Migración, quien había asegurado que su país podría recibir al líder de la Generalitat.

Michel pidió a Francken que no eche “leña al fuego”, tras sus declaraciones.

En un comunicado dirigido a la agencia Belga, el primer ministro ha señalado que el asilo para Puigdemont “no está en absoluto en el orden del día” del gobierno.

“Pido a Theo Francken que no eche leña al fuego”, ha señalado el primer ministro, quien reiteró, además, su llamado al diálogo entre las autoridades españolas y catalanas.

“El presidente catalán Puigdemont puede solicitar asilo político” en Bélgica, escribió este domingo Francken en su cuenta en Twitter.

Previamente y según la cadena de televisión pública flamenca VRT News, el secretario de Asilo belga indicó que su país podría ser una salida para Puigdemont en caso de que el ex presidente catalán corriera el riesgo de ser encarcelado.

“Los catalanes que se sienten políticamente amenazados pueden solicitar asilo en Bélgica. Puigdemont también pertenece a ellos. Eso es totalmente legal”, indicó Francken a ese medio.

“Podemos suponer, de manera realista, que cierto número de catalanes va a pedir asilo en Bélgica. Y pueden, la ley está ahí. Podrán pedir una protección e introducir una petición de asilo y lo resolveremos convenientemente”, apuntó.

“En este momento no hay una solicitud todavía, pero todo evoluciona muy rápido. Veremos qué sucede en los próximos días y horas “, indicó Francken.

Además, el secretario de Estado cuestionó la posibilidad de que Puigdemont sea objeto de un proceso equitativo en España.

El portavoz del PP en el Parlamento Europeo, Esteban González Pons, opinó hoy queFrancken ha incumplido los principios de solidaridad y colaboración de los países en la Unión Europea.

“Sin tener ningún motivo ni competencias para ello, y adelantándose a cualquier acontecimiento, Francken se permite valorar un posible juicio a Puigdemont haciendo graves acusaciones al sistema judicial español, a la labor de los jueces españoles, y al Estado de derecho en España”, consideró González Pons en un comunicado.