¿Cuánto cuesta un “escape” al cine en medio de la crisis?

La crisis económica deja indefensos y "sin salida" a los venezolanos. En medio de la dificultad para cubrir necesidades básicas como la alimentación, la salud o la educación, se hace más cuesta arriba tomarse un respiro en medio del agobio. La realidad diluye la costumbre de salir y compartir con familiares y amigos: el costo del disfrute excede la capacidad adquisitiva del ciudadano.

Ir a un parque de diversiones, jugar bowling y hasta ver una película en el cine, una de las opciones de entretenimiento más asequibles, puede desajustar las cuentas.

Desde el precio de los boletos del cine, hasta los combos de cotufas, las chucherías y demás aperitivos que tradicionalmente acompañan el momento de ver una película, evidencian que el país se encuentra en una coyuntura que promete agravarse: con base en los indicadores económicos, para este año se prevé una inflación de 652,7% y para 2018 se proyecta que llegue a 2.349,3%.

Una familia de cuatro integrantes debe gastar entre 25.500 bolívares y 40.600 bolívares, solo en entradas. Los precios varían de acuerdo con la zona.

El costo de un boleto para el cine en el centro comercial Líder es de 13.400 bolívares, disminuyendo a 10.800 los jueves y a 6.900 bolívares los lunes. En el centro comercial Tolón Fashion Mall, ubicado al este de Caracas, una entrada general es de 6.817 bolívares. Al noreste de la ciudad capital, una función en el Multiplaza Paraíso cuesta 4.383 bolívares. En el oeste, un boleto general y en tercera dimensión (3D) en el Multiplaza Victoria es de 8.765, 29 bolívares.

Pese a que Cines Unidos y Cinex cuentan con los famosos lunes populares y un descuento para los estudiantes de martes a viernes, el ahorro en comparación con una entrada general no es tan significativo. Por ejemplo, en el centro comercial Metrocenter, la diferencia es de 2.000 bolívares aproximadamente. Sin embargo, la asistencia del público en los días de descuento es mayor a la de un fin de semana.

José Pisano, director general de Blancica, considera que aunque hay una menor afluencia de espectadores al cine debido a la inflación, los precios de las entradas son aceptables.

Daniel Alejandro Carmona, uno de los espectadores, coincide: “Vengo al cine dependiendo de los estrenos. He bajado la asistencia, pero no por las entradas, considero que siguen siendo baratas. Lo que he dejado es de comprar chucherías porque han subido de precio”, indicó. 

                                  

Infografía Gabriela Morales

Combos y chucherías

En un recorrido realizado por El Nacional Web se constataron los precios de algunos de los productos que ofrecen en los distintos circuitos de cine.

El precio de un combo que incluye dos refrescos y una cotufa mediana para dos personas en Cines Unidos es de 28,028.21 bolívares, mientras que un combo mediano con un té o refresco y una cotufa mediana se encuentra en 15.474,11 bolívares.

En Cinex, para comer un combo de cinco tequeños, una cotufa grande y dos refrescos, hay que gastar 62.500 bolívares. Uno individual, con una cotufa grande, cinco tequeños y un refresco, cuesta 43.500 bolívares.

“A mis hijos solo les compro unas cotufas pequeñas. No hay mucha variedad aquí en los cines y los combos están caros”, expresó Laura Guédez, madre de dos niños, mientras esperaba la hora de la función.

Para los amantes de los dulces, se encuentran desde cuatro galletas de chocolate rellenas de crema de vainilla en 817.50 bolívares hasta una galleta tipo waffle rellena de crema de coco en 6.325,89 bolívares. 

En los kioscos y demás establecimientos comerciales, los precios de la confitería, snacks, chocolates, galletas y otros alimentos cuestan entre 2.000 y 4.000 bolívares más del precio establecido en el cine.

“Nosotros pedíamos un combo para dos, pero ahora solo pedimos una cotufa pequeña y una bebida grande, porque mi novio y yo nos llevamos la comida. Me encanta el chocolate, así que compro uno grande y lo comparto con mi novio”, dijo Silvia Orozco, acompañada de su pareja durante la fila para pagar.

No solo las cotufas y las chucherías pasan a ser un gusto de alto costo; las comidas calientes que incluyen hamburguesas, perros calientes, nuggets y tequeños junto a un refresco o té también hace que los consumidores se queden con las ansias de disfrutar lo que quieren.

Un combo de cuatro tequeños, acompañados de una bebida mediana, está en 15.766,07 bolívares. Mientras que una ración de solo seis de estos pasapalos está en 20.583,48 bolívares. Pese al alto precio, consumidores como Oscar Silva optan por consentirse.

“La ración de tequeños es mi favorita, antes de las cotufas o los perros prefiero solo los tequeños. No vengo mucho al cine, pero cuando lo hago trato de darme aunque sea un gusto”, dijo.

Los cambios en los precios de los combos, las comidas calientes y las cotufas han hecho que muchas personas opten por llevar sus propios aperitivos al cine o simplemente dejar de comprarlos. 

“En mi última salida al cine, que fui a ver la Mujer maravilla en el Líder, no compramos ni cotufas ni chucherías, solo refresco. Éramos cuatro personas, una bebida grande para cada par. En esta oportunidad traje galletas y gomitas. Si vengo con amigos, distribuimos lo que cada quien va a traer y luego lo compartimos”, explicó Vanesa Díaz.

Otras alternativas 

No solo las salas con vista a una gran pantalla ofrecen momentos de distracción. El Centro Cultural B.O.D, el Trasnocho Cultural y Teatro 8 también brindan proyecciones del séptimo arte, conciertos, obras teatrales y diversas actividades recreativas y culturales.