“La consultoría estratégica eleva la probabilidad de sobrevivir la crisis"

De cada 10 empresas que se crean en Venezuela solo una está operando después de tres años y medio de fundada, según un reciente estudio del Instituto de Estudios Superiores de Administración (IESA). Especialistas en consultoría estratégica señalan que la tasa de fracasos de emprendimientos en el país se sitúa aproximadamente  en 98,5 %.

 Ante esta realidad, la planificación estratégica se convierte en una herramienta esencial que facilita a las organizaciones elevar sus probabilidades de sobrevivir a la crisis actual y  minimizan que formen parte de tales estadísticas. Este es el planteamiento de Héctor Benavente, consultor estratégico con más de 10 años de experiencia en España, Inglaterra y Venezuela, entre otros países.

“La consultoría estratégica permite a una empresa saber dónde está, hacia dónde va y cómo logrará superar la crisis y tener éxito. Esta herramienta ayuda a disminuir la vulnerabilidad sobre el entorno, optimiza el uso de los recursos y alinea todas las áreas de la empresa con los objetivos que se establece”, indica Benavente.

 El empresario y consultor estratégico, con un extensa trayectoria en el manejo y creación de empresas en diversos sectores como la tecnología, los  servicios, el comercio exterior, IT y hostelería, agrega que este instrumento facilita a la organización cumplir con sus objetivos y manejar sus indicadores claves, los cuales reflejarán la gestión de la empresa e indicarán si va por buen camino o si requiere de algún correctivo.

Planificar y medir

Para nadie es un secreto la coyuntura económica presente en Venezuela; por ello Benavente aconseja a las organizaciones a que planifiquen y midan sus acciones,  aspectos cruciales para ajustarse al mercado actual.

“Debemos preparar escenarios, tener un plan de ruta para cada uno de ellos, elaborar un plan estratégico claro, realizar revisiones continuas y tomar  medidas necesarias de forma rápida si fuera necesario. Sentarse a esperar es la peor forma de enfrentar las crisis”, recalca el CEO Founder de Kairos Consulting, organización dedicada al asesoramiento de empresas en diversos sectores, como consultoría en el manejo y creación de nuevas empresas, desarrollo e implementación de planes estratégicos, mejora de resultados, soluciones de restructuración y crecimiento e internalización de empresas.

El experto señaló que a veces es necesario que una empresa reduzca sus operaciones, disminuya costos fijos y reduzca su plantilla para poder sobrevivir. “Hay que trabajar en cada área: Finanzas, Mercadeo, RR.HH, Operaciones, entre otras. Si no se tienen alineadas todas las áreas puede ser difícil sobrevivir a una crisis como la actual”, insiste.

Esperar lo peor y prepararse 

Según el criterio de Benavente, muchas empresas venezolanas han hecho una gran labor sobreviviendo a la coyuntura actual, pero muchas de ellas no quieren aceptar que están en una condición crítica.

“Mi consejo para las organizaciones es que hay que dejar la idea de que este mal momento es algo pasajero; puede que quede al menos un año de condiciones peores de las que se han tenido hasta ahora. Por eso hay que preparar a las organizaciones para una realidad  como es que en cuestión de semanas la situación tenderá a ponerse peor; de ahí que la planificación estratégica tome un rol esencial”, sostiene.

El especialista precisa que nunca es fácil trabajar en crisis e  incertidumbre y “es difícil hacerlas aliadas, pero al lograr disminuirlas y adaptarse a ellas se puede tener una ventaja sobre la competencia. Esto se logra elaborando escenarios, adelantándose a los acontecimientos, teniendo una rápida velocidad de respuesta y gran capacidad de adaptación. Las viejas fórmulas no sirven”, explica.

Al no servir las viejas maneras para sobrellevar la actual situación, Benavente enumera algunos consejos para que las organizaciones “surfeen” las crisis:

-Aprender de países que han pasado por situaciones parecidas puede ayudar a proyectar y disminuir la incertidumbre.

-Adaptarse  al mercado, eso significa entender bien a los clientes y la dinámica del entorno.

-Tener disposición a la flexibilidad.

-Disminuir los gastos fijos, por lo que el outsorcing es una herramienta útil.

-Evitar tener bolívares acumulados, por el contrario, comprar moneda dura, hacer inversiones necesarias para mantener la operación  y adquirir insumos necesarios de antemano.

-Conocer al cliente, las necesidades de la gente, costumbres de compras y en qué emplean su dinero.

-Tener un consultor estratégico significa poseer un gran aliado para una empresa. Este profesional debe contar con experiencia nacional e internacional, ser empático con su cliente y saber identificar las causas de los problemas.

En conclusión, para Benavente la recomendación en momentos como el actual es no ser muy ambicioso en el corto y mediano plazo y  tener un plan claro que permita alcanzar los objetivos.

“Lo ideal en este momento es contar con una estrategia que permita superar esta coyuntura y preparar a la organización para un futuro mejor, porque si llegan mejores condiciones económicas y no estamos preparados la ola nos puede pasar por encima,  ya que habríamos aguantado lo peor para perdernos lo mejor”, concluye Benavente.