Universidades evalúan ajustar sus horarios por la crisis

El deficiente servicio del transporte público y la escasez de dinero en efectivo han llevado a las universidades a plantear ajustes en sus horarios. Representantes sindicales de la Universidad Central de Venezuela han propuesto una modificación de horario como alternativa a estos problemas.

“Se ha discutido un cambio fijo de horario, pero no hay nada concreto porque es un tema muy delicado, no podemos poner a trabajar la universidad medio día. Pero es un problema real que nos perjudica”, declaró Bernardo Méndez, vicerrector administrativo de la UCV.

Desde enero pasado en el núcleo Táchira de la Universidad de los Andes, como respuesta al problema, tomaron la iniciativa de impartir clases vía online, en materias teóricas, pero solo en la mitad de su carga académica.

“Se acordó que solo en las materias teóricas podría cursarse la mitad vía online y la otra mitad presencial. En las materias prácticas no. La medida se está proponiendo en los otros núcleos, y nos ha resultado efectiva para ayudar a quienes se les dificulta asistir”, informó Mario Bonucci, rector de la ULA.

La Universidad Pedagógica Experimental Libertador comenzó hace una semana a aplicar estrategias para flexibilizar los horarios. “En consejo universitario se llegó a un acuerdo en el cual cada jefe directivo con su personal expondrían opciones en el horario para tomar medidas y atender la dificultad del transporte, por ejemplo entre empleados de un departamento se puedan turnar entre días para asistir, pero siempre y cuando se mantenga todo el sistema activo”, explicó Raúl López Sayago, rector de la UPEL.

El rector de la ULA indicó que los diferentes problemas de la universidad han llevado a un éxodo de 24% de alumnos, que han abandonados las aulas por diversas razones. Agregó que los problemas de transporte es obligación del Ejecutivo y no de las casa de estudios. “La universidad no tiene la responsabilidad de resolver los problemas del gobierno y su gestión fallida”, dijo Bonucci.

Sin buses. Las unidades de transporte son insuficientes para atender la demanda y cubrir las dificultades, debido a la falta de repuestos y al costo de los insumos para los servicios.

“En la UCV de 50 unidades solo se encuentran operativas 19. Nos hemos reunido con el ministro para el asunto de los repuestos y demás insumos para los autobuses, pero seguimos igual”, expresó Méndez.

La ULA vive una situación similar. “No tenemos suficientes unidades de transporte ni siquiera para los estudiantes”, señaló Bonucci. Mientras que en la UPEL solo funciona 60% de los buses, con una mayor carencia en la sede de Caracas, agregó López Sayago.


Sin transporte desde 2014

Las flexibilidades de horarios en la UPEL van dirigidas al personal docente, administrativo y obrero, sin influir en las horas de estudio de los alumnos.

“El asunto de los pasajes y los salarios llevaron a que la universidad permitiera que los empleados asistan tres días por semana al trabajo divididos en dos grupos rotativos: lunes, martes y miércoles o lunes, jueves y viernes. Sin embargo, este ajuste no afecta las horas de clase de los estudiantes porque los profesores tienen sus horarios organizados”, afirmó Felipe Pacheco, dirigente estudiantil de la UPEL.

Pacheco señaló que en la sede de la UPEL en La Urbina, no tienen transporte desde 2014. Aseguró que la mayoría de los estudiantes provienen de Guatire y Guarenas, por lo que tienen un significativo gasto en pasaje.