Medicina UCV: una facultad golpeada por el hampa y la falta de insumos

Falta de servicios básicos, robos y pocos materiales alejan a los futuros médicos venezolanos del título universitario

Abraham Castillo

Estudiantes caminan de un lado a otro con sus batas de laboratorio mientras la luz natural invade cada espacio del Instituto Anatómico de la Facultad de Medicina de la Universidad Central de Venezuela (UCV). Papeleras encadenadas a las escaleras, para que no se las lleven, dan señales de la situación que enfrenta la institución.

Pasillos, estacionamientos, institutos, aulas o baños; ningún lugar está exento a la delincuencia que azota a la universidad. La facultad encargada de la formación de los futuros médicos de Venezuela ha sido una de las más afectadas: al menos 10 robos se han contabilizado en lo que va de año, en los que computadoras, televisores, instrumentos, fórmulas y cableado eléctrico fueron sustraídos.

“La actitud vil llega hasta dejar marcada la huella y la firma cuando se roban las cosas”, comentó Daniel Vargas, dirigente estudiantil de la Facultad de Medicina de la UCV, durante una entrevista a El Nacional Web.

La situación ha llevado a algunos profesores a pedirle al estudiantado que colabore con la facilitación de instrumentos como bisturíes o fórmulas, pero la escasez en el país dificulta la obtención de los materiales.

“Durante las prácticas en los hospitales nos enfrentamos a una crisis de insumos y uno, como estudiante, también tiene que poder llevar esos insumos para poder continuar con esa formación”, señaló Vargas.

Tuberías secas y bombillos decorativos

Los amplios pasillos del “El Anatómico” facilitan el tránsito. A los lados, carteles en bebederos y en la entrada de los baños anuncian la falta de suministro de agua potable en el lugar.

El hurto de la grifería y tuberías, así como el desmantelamiento de los urinarios han inhabilitado en gran medida los baños.

La electricidad también brilla por su ausencia. Durante al menos mes y medio el servicio no ha llegado a la escuela de Salud Pública, una de las seis pertenecientes a la Facultad de Medicina.

Vargas asegura que han denunciado la situación ante la estatal Corpoelec, pero las respuestas indican que la solución debe correr en gran medida por parte de la institución.  “Nos dicen que compremos los materiales para que ellos restablezcan el servicio cuando es su obligación responder por eso”, explicó el dirigente estudiantil.

Diáspora de profesores

La situación ha sido insostenible para gran parte de los docentes de la facultad. Los bajos sueldos y las condiciones de trabajo han mermado la vocación de entre  600 y 700 profesores que tomaron la decisión de abandonar las aulas.

Ante la crisis por la falta de educadores, jóvenes de años avanzados en la carrera han dado un paso adelante para continuar con la formación de sus compañeros. Los preparadores cubren las horas de clases que quedan en el aire por la diáspora de docentes en un intento de mantener los salones abiertos y la universidad en pie.

Muchos estudiantes también han cerrado los cuadernos por la desmotivación; sin embargo, la Facultad de Medicina aún recibe a alumnos dispuestos a sacar la carrera y a dar soluciones ante los problemas que los aquejan; dispuestos a creer en la institución, a no abandonar su casa de estudios y a evitar que las sombras venzan a la Universidad Central de Venezuela.