Es un lujo ser estudiante universitario en Venezuela

Las reivindicaciones que motivaron hace 60 años la lucha de la generación del 28 continúan vigentes. Estudiantes de la Universidad Central de Venezuela, Universidad Simón Bolívar y la Universidad Pedagógica Experimental Libertador-Miranda denunciaron las dificultades que deben afrontar para hacer valer sus derechos y completar los estudios universitarios.

A las deficiencias presupuestarias –el gobierno solo asigna lo suficiente para el pago de sueldos–, se suma la precariedad en el servicio de comedor, la falta de unidades de transporte estudiantil, los altos precios de insumos como libros, copias e impresiones y el éxodo de profesores. Todo esto ha llevado a una masiva deserción estudiantil en los últimos dos años.

En la UCV solo 50% de los nuevos ingresos realizaron la inscripción administrativa que culminó la semana pasada, muchos abandonan por problemas económicos, señaló Hilda Rubí González, secretaria general de la FCU-UCV.

“Tenemos que pagar las copias cada vez más caras, los libros son incosteables, la beca mensual de 12.000 bolívares no equivale ni a una semana de pasaje. Ser estudiante universitario en Venezuela es un lujo”, afirmó.

Daniel Ascanio, presidente de la FCE de la USB, aseguró que estudiar en las universidades del país es una proeza, que cada menos alumnos se deciden a completar: “Desde 2013 la deserción estudiantil ha aumentado entre 20% y 25%. No tenemos nada que celebrar. Es muy difícil estudiar en Venezuela”.

Situación similar enfrenta el núcleo Miranda de la UPEL, con una población estudiantil integrada por jóvenes provenientes de Guarenas y Guatire, explicó Felipe Pacheco, miembro de la FCU de la UPEL-Miranda. “De 100 cupos asignados para el período académico 2017 apenas se inscribió 16% de los asignados”, explicó.

Todos coincidieron en destacar el esfuerzo de los jóvenes por mantenerse en las aulas. Los actos por la Semana del Estudiante Universitario continúan y culminarán el viernes con un maratón en el Estadio Olímpico Universitario, informó Daniel Hans Cote, secretario de Deporte de la FCU-UCV.

UCV

En 2016 se retiraron 500 profesores de la UCV, en varias escuelas han cerrado secciones por la falta de alumnos. Por primera vez en décadas sobran cupos. De 87 unidades de transporte solo funcionan 17. No hay insumos para laboratorios y el comedor solo funciona 2 veces al día

USB

En ambos campus de la USB; Sartenejas y Litoral, hay fallas en el servicio de comedor, que se ha suspendido hasta por 15 días ante la falta de pago por parte del Ministerio de Educación Superior. Los laboratorios no están dotados y las rutas de transporte estudiantil han sido reducidas en número y horarios

UPEL-MIRANDA

En el núcleo Miranda de la UPEL el servicio de comedor funciona solo durante el almuerzo, con un menú que no cubre el requerimiento calórico de los estudiantes. No cuentan con servicio de transporte, por lo que estudiantes pagan hasta 8.000 bolívares en pasajes de ida y vuelta