Festival Intercolegial de Humanidades: espacio de arte creado por jóvenes

El FIH se divide en cinco categorías principales en las que los participantes compiten demostrando su talento y sus habilidades humanísticas para ganar el primer lugar

Foto: @carlosscarrenoo

En un país en el que la crisis y la supervivencia son prioridades para los ciudadanos, los espacios de recreación y de desarrollo artístico se ven ahogados por la adversa situación.

El sábado 30 de junio y domingo 1 de julio los pasillos del colegio El Peñón de Caracas se inundaron de un aura fresca y alegre. Jóvenes y adultos paseaban de aquí para allá, caminando al son de la música de ambiente mientras se detenían a observar las impresionantes obras de arte creadas por los estudiantes venezolanos.

Durante el Festival Intercolegial de Humanidades (FIH), cada salón de clase se convirtió en un museo, en una sala de exhibición en la que se presentaron orgullosos los trabajos creados por los jóvenes artistas durante el fin de semana.

Cortesía: Carlos Carreño

“De jóvenes para jóvenes”

Un grupo emprendedor de alumnos de distintos colegios de Caracas se organizó para llevar a cabo la cuarta edición de FIH, un proyecto que ofrece a los estudiantes venezolanos la oportunidad de mostrar su talento en un ambiente en el que el arte se vuelve prioridad.

Francisco Pereira, con solo 17 años de edad, fue el director que junto con su equipo llevó a cabo la organización y logística de todo el evento.

“Lo bonito de este evento es que fue hecho por jóvenes, eso fue lo chévere”, explicó Pereira.

FIH nació hace cuatro años gracias a la iniciativa de Renato Toro, un alumno del Instituto Cumbres de Caracas, que quiso crear un espacio en donde los estudiantes de distintos colegios pudieran expresarse a través del arte.

Cortesía: Carlos Carreño

Con el transcurso del tiempo, el evento ha crecido y el comité organizativo ha ganado más experiencia. En principio era pequeño, pero para su cuarta edición el festival se llevó a cabo en el colegio El Peñón con la ayuda de muchos patrocinadores.

Las empresas que promovieron el sueño de estos adolescentes fueron: Maltín Polar, Uriji, Cúsica, Automercados Plaza, Kores, Veneinstal, Santillana, El Buscón, Richmond, Zona Escolar, Culturísima, Kenco, Prototek, Lo Que Leo y Pepsi.

El festival se divide en cinco categorías principales: artes plásticas, escritura, diseño, fotografía y video. En cada división los alumnos presentan sus creaciones y compiten entre ellos por el premio, que varía en cada área.

Por las fuertes lluvias del fin de semana, el comité organizativo se vio obligado a reprogramar las premiaciones para el día viernes 6 de julio.

Cortesía: Carlos Carreño

Resultados de la cuarta edición de FIH

Los ganadores de la categoría de artes plásticas fueron: por pintura, Angi Castillo; por dibujo, Leonardo Colonna y por escultura, Fabiana Obermuller.

En la categoría de escritura los premios fueron para Pablo Serria por cuento; Andrea Laprea por poesía; David Velasco por ensayo y Daniel Marcano por guion.

En diseño, los ganadores fueron: por ilustración digital, María Emilia Mendoza; por diseño gráfico, Carmen Velázquez; por collage, Sofía Jaimes Barreto. Por diseño de moda y arquitectura se otorgó mención honorífica a Valentina Tirado y a Andrés Granado respectivamente.

Los premios para la categoría fotografía los obtuvieron Eliomar Díaz por fotografía tradicional, Adrián Díaz por fotomontaje y Lucía Castellanos por fotografía moderna.

Por último, para la categoría de video los ganadores fueron Manuel Palenzuela en el género drama, Eduardo Urdaneta en el género documental y Gustavo Talavera en el género comedia.

Cortesía: Carlos Carreño

Esta iniciativa joven es el reflejo del futuro que le espera a Venezuela con la generación de relevo, una generación que tiene metas claras y los medios necesarios para alcanzarlas.

Estos adolescentes conocen la importancia del desarrollo artístico y por eso fueron capaces de crear un pequeño espacio donde sus compañeros pudieran demostrar su talento.

La constancia y dedicación son dos cualidades que describen a la generación millenial en Venezuela, que ha tenido que vivir en una realidad difícil y, a pesar de la adversidad, logra sortear los obstáculos y marcar la diferencia.