Exigieron al Consejo Universitario que se declare en emergencia

La baja cobertura presupuestaria y el éxodo masivo de docentes y estudiantes interfieren en las actividades académicas, denunció la Apucv

Profesores y autoridades de la Universidad Central de Venezuela solicitaron al Consejo Universitario que se declare en situación de emergencia debido al déficit presupuestario y al éxodo masivo de docentes y estudiantes en todas las carreras de la institución.

Víctor Márquez, presidente de la Asociación de Profesores Universitarios, puntualizó que la baja cobertura presupuestaria, que se traduce en la falta de recursos, material e insumos, impide el desarrollo de las actividades de investigación y de los trabajos de campo en las distintas facultades universitarias. “90% del presupuesto se va en el pago del personal y solo 10% es destinado a la institución”.

El éxodo masivo de profesionales y estudiantes y los contratiempos por salud de profesores son, a juicio de Márquez, algunos de los problemas que afectan la calidad de la vida académica en las aulas. Indicó que desde junio del año 2017 el Estado no cancela al Instituto de Previsión del Profesorado los seis meses de cobertura básica del Sistema de Atención Médico Hospitalaria Integral. Durante su intervención en el Parlamento Docente Abierto, el académico señaló que la deuda acumulada del gobierno con la universidad en materia de ingresos que se reciben a través del acta convenio asciende a una escala millonaria debido a la inflación que se registra en el país. “Es 1,5 millardos de bolívares en deudas con la institución y ya el desarrollo de nuestros programas tiene dificultades”, dijo.

Márquez señaló que el Sistema Integral de Salud del Ministerio de Educación Universitaria que aglutina a todas las instituciones de la educación superior del país con el propósito de garantizar la atención médica, no tiene la capacidad para cubrir el monto de los siniestros. Enfatizó que la propuesta del gremio para la cobertura complementaria a través del IPP es de un total de 40 millones de bolívares.

Maribel Osorio, directora de la Facultad de Enfermería, señaló que a la falta de recursos dentro de cada una de las escuelas se suma la falta de presupuesto para contratar a nuevos profesores, en reemplazo de todos los que se han ido del país. La docente destacó que los bajos salarios han condicionado la calidad de la educación venezolana dentro del recinto universitario. “Llegamos a un estado de mendicidad. Nuestros docentes van a impartir clases con hambre. Ante estos hechos, la universidad se está cerrando sola y el Consejo Universitario debe pronunciarse”.

Ayer en la mañana un grupo de estudiantes se concentró en la UCV para rechazar el aumento en el precio de la bandeja de comida que ascendió a los 10.000 bolívares por orden del ministro de Educación Universitaria, Hugbel Roa. Los alumnos exigieron al titular del despacho reconsiderar el monto.