Asociación de Egresados y Amigos llama a defender la universidad

Archivo

La presidente encargada Josefina Benedetti invitó a inscribirse en esta organización que busca recursos financieros y tecnológicos para contribuir con la formación académica

La Asociación de Egresados y Amigos de la Universidad Central de Venezuela formuló un llamado a todos los graduandos y profesionales relacionados con esta casa de estudios a que se incorporen a la lucha por la defensa del funcionamiento y autonomía de la institución declarada en crisis por la asfixia presupuestaria que padece.

Josefina Benedetti, presidente encargada de esta asociación, que cuenta con más de 9.000 afiliados en varios países, explicó el interés por ampliar las donaciones y contribuciones financieras que se han visto afectadas por la fuerte diáspora de personas vinculadas a la UCV. “Nos hemos propuesto elaborar una base de datos de egresados que incluya, no solo a los que residen en el exterior, sino también a los amigos inscritos en el país. Es importante no solo el aporte de dinero, sino también de insumos para laboratorios y de aparatos de alta tecnología”.

El trabajo que se proponen este año, afirmó Benedetti, es captar nuevos egresados y aumentar el número de inscritos en el país. “Deberíamos tener más de 300.000 integrantes”, señaló, y citó las módicas cuotas anuales que oscilan entre 12.000 bolívares hasta más de 120.000 bolívares por pertenecer a la Asociación de Egresados y Amigos.  

Resaltó el apoyo brindado por las autoridades de la UCV que encabeza la rectora Cecilia García Arocha, de quienes partió la iniciativa de declarar el 31 de mayo de cada año como el Día del Egresado de la Universidad.


La UPEL tendrá horario especial

El Consejo Universitario de la UPEL aprobó un horario de asistencia especial para sus trabajadores administrativos y obreros, debido a la dificultad que atraviesan por la grave crisis económica, como el resto de la población, para pagar el costo del pasaje y de sus comidas. Durante ese horario especial se garantizará el funcionamiento de todas las instancias de la universidad, así como la atención a estudiantes y al resto del personal que requiera alguna asistencia. El rector Raúl López Sayago explicó que la medida se adoptó para dar respuesta a la preocupación de todos los trabajadores y de los gremios, acerca del costo del transporte urbano y de los alimentos que deben conseguir, a veces, en horarios laborables. En el caso de los docentes, explicó que se manejará de acuerdo con el tiempo de dedicación y la condición de trabajo. “Para un profesor de dedicación exclusiva y asociado haremos lo posible para que pueda asistir algunos días de la semana y no se afecte aún más su ingreso mensual”. Indicó que en algunos ministerios y universidades han tomado medidas similares.