“Los venezolanos viven en una economía de terror desde hace cuatro años”

Las condiciones económicas difíciles de 2017 se repetirán en 2018, pero con dos ingredientes que harán la situación más compleja: lo que pasará con la deuda externa y que es un año electoral. “Los venezolanos viven en una economía de terror desde hace 4 años”, señaló el economista Luis Oliveros durante la conferencia que ofreció en la Preventa de El Nacional 2018, dirigida a los socios comerciales de la empresa editorial.

Otro de los invitados fue Carlos Jiménez, director de Tendencias Digitales, quien también se dirigió a los asistentes. El propósito de El Nacional fue brindar, mediante las presentaciones de ambos expertos, información útil a los aliados de negocios para la toma de decisiones de inversión en el mercado publicitario para el próximo año.

En su intervención Oliveros, destacó que entre 2014 y 2017 Venezuela ha registrado el peor comportamiento económico, en el que todos los indicadores son negativos. “Esta situación es propia de los países en guerra como, por ejemplo, los de África”, precisó.

En el período mencionado, indicó el experto, la caída acumulada del PIB y la producción petrolera venezolana ha sido de 35% y 30,2%, además de la disminución de 38,4% y 43,8% del PIB per cápita y el consumo.

Otros índices en picada registrados durante los últimos 4 años son las reservas internacionales (54,8%), la inversión (58%) y las importaciones (76,71%). En contraste, la inflación y la tasa de cambio del dólar paralelo acumuladas se dispararon a 54.927% y 71.107%, respectivamente.

Para el especialista, los próximos días, especialmente con lo que ocurrirá el lunes 13 de noviembre en la reunión de Caracas entre el gobierno y los tenedores de bonos de la deuda externa, serán cruciales para el desenvolvimiento de la economía en los dos meses que quedan de 2017 y el próximo año.

Dijo que la inflación entre enero y octubre pasados fue de 700%, pero al cierre de 2017 podría situarse  entre 1.200% y 1.800% debido al precio del dólar libre.

“El año pasado calificaron de irreal la visión de los economistas de que el dólar paralelo llegaría a 20.000 bolívares en noviembre de 2017; sin embargo, el martes se ubicó en 48.000 bolívares”, recordó Oliveros. Considera que ese valor superaría la barrera de los 100.000 bolívares por dólar al cierre del año en curso.

Al ser consultado sobre la convocatoria de nuevas subastas de divisas a través del Sistema de Divisas de Tipo de Cambio Complementario suspendidas desde hace más de dos meses, deploró que en las citas anteriores fue muy baja la asignación de divisas al sector productivo.

Agregó que el funcionamiento del mecanismo también está supeditado a la negociación de la deuda externa, pues el volumen de la asignación de las divisas dependerá de la fórmula que se adopte: el refinanciamiento o la reestructuración. De todas maneras, insistió en la conveniencia de un cambio en las reglas del juego para optimizar la asignación de las divisas Dicom.

Sobre las proyecciones de 2018, el experto avizora caídas del PIB, el consumo, la inversión y la producción petrolera de 3,2%, 2%, 4,8% y 10%, respectivamente, además de una inflación de 1.707%.

Las cotizaciones internacionales del crudo seguirán en la recta moderada, con lo que el precio de cesta venezolana de exportaciones de hidrocarburos se ubicará en un promedio de 45,7 dólares por barril, pero con el agravante de que la producción de crudo bajará otro 10% para colocarse en 1,87 millones de barriles diarios.

Indicó que la explotación de crudo del país se desplomó en 809.000 barriles diarios entre 2013 y septiembre de 2017 (pasó de 2,8 millones a 2,08 millones de barriles por día) debido a la falta de inversión de Petróleos de Venezuela ante sus problemas financieros, a lo cual se suma la deuda de la compañía estatal con las empresas contratistas y de servicios.

Con esta condiciones de la economía, Oliveros destacó que el mercado venezolano se hace más pequeño y complicado, pero, como en toda crisis, hay oportunidades de negocio que se deben identificar y aprovechar. Dijo que, además de los alimentos, un nicho interesante es el sector turismo dentro de Venezuela.

El asesor recomienda a las empresas que todavía producen bienes y servicios que continúen haciéndolo en 2018 pese a las dificultades. Insistió en la importancia de contar con instituciones de calidad para mantenerse competitivas.

También participó en la preventa la gerente de comercialización de El Nacional, Giacoma Capodiferro, quien se refirió al posicionamiento de los productos impresos y digitales de la compañía en el mercado publicitario.