Director de Ecoanalítica advirtió que las medidas no frenará la inflación

Pedro Palma, director de la institución, explicó la implicación de las medidas con respecto al encaje legal 

Pedro Palma, director de Ecoanalítica, aclaró que las medidas económicas tomadas por el ejecutivo no son soluciones para detener la inflación. Discernió el significado de las decisiones del Banco Central de Venezuela con respecto al encaje legal. 

"Vamos a continuar en una situación difícil y compleja. El acumulado hiperinflacionario publicado por la Asamblea Nacional de 223% en el mes de agosto fue muy abrupto por el grado de las medidas económicas de Nicolás Maduro. Esto empobrece y aniquila la capacidad de compra de los venezolanos, a pesar del aumento de 5900% del salario mínimo decretado. Los ingresos no serán suficientes para la cubrir las necesidades" dijo el economista a Unión Radio. 

Palma aseveró que el control de los precios de los productos básicos solo fomentarán su desaparición. "Pretender fijar precios es una falacia, son ineficaces, condenan a las empresas a trabajar a pérdida indefinida porque no hay manera de costear la reposición de los productos con esos precios", indicó. 

El director de Ecoanalítica aprovechó la oportunidad para explicar los anuncios del BCV con respecto al encaje legal, que fueron confundidos por los diferentes argumentos ofrecidos por el presidente de la institución y la Gaceta Oficial. 

"La Gaceta especificó que toda reserva que esté por encima del encaje mínimo establecido por la banca al 31 de agosto, será congelado. Es decir, se mantendrán en las reservas del BCV y no se podrán realizar préstamos de ningún tipo. Por cada depósito recibido, debe congelar un porcentaje mínimo en el BCV (encaje mínimo requerido). Esto se hace con el objetivo de que los bancos tengan fondos disponibles para atender las movilizaciones bancarias que hacen los clientes" explicó Palma. 

Agregó que "las reservas excedentes eran las que se aplicaban en todos los bancos y se mantenían por encima de 24%. La decisión del BCV fue que se congelaría 100% de lo que se mandaba como encaje excedente y que ninguna entidad bancaria lo use para dar préstamos a los usuarios. Esto hará que los bancos solo depositen lo mínimo de encaje y utilicen los ingresos para cubrir las brechas de deficiencia, prestándolos o invirtiéndolos en otros proyectos". 

Culminó la idea alegando que el BCV no recibiría la misma cantidad de reservas excedentes y ya no aumentará sus recursos base para los gastos públicos o cualquier destino del banco. 

Con información de Unión Radio