Corpoelec suministra de 2 a 6 horas diarias de energía al Zulia

La gente se ha visto obligada a sacar los colchones en las noches para poder dormir debido al insoportable calor

EL PITAZO

“Estamos pagando los platos rotos de la improvisación del gobierno”, es una de las quejas de los zulianos que en varias zonas de la entidad están desde el jueves en la noche sin luz. “La gente guinda hamacas o chinchorros en los patios de sus casas. También sacan los calchones porque dentro la temperatura pareciera una olla de presión”, expresó Marielena, habitante de Maracaibo.

Al igual que otros zulianos, denunció que hace 3 semanas los cortes eran de 2 a 4 horas diarias, pero ahora Corpoelec le suministra energía al Zulia de 2 a 6 horas diarias. “Las noches son más oscuras que la misma noche. El calor es inmenso, las temperaturas están entre 34 y 36 grados centígrados”, dijo.

Ni siquiera los que cuentan con generación propia se salvan de la crisis. La planta eléctrica del Hotel Crown Plaza Maruma se incendió ayer, por lo que los huéspedes tuvieron que ser desalojados. El equipo estaba operativo cuando se prendió en llamas.

Los grandes centros comerciales están 100% cerrados, como Sambil Maracaibo que desde el viernes no abre a pesar de que tiene generación propia de electricidad, que la encienden en la noche por seguridad, afirmó Ezio Angelini, primer vicepresidente de la Cámara de Comercio de la región. “Pero se están quedando sin gasoil y no les despachan el combustible por la falta de electricidad”, expresó.

Debido a las fallas del sistema eléctrico el comercio se paraliza, los trabajadores se sienten agotados porque pasan las noches en una situación horrible, añadió el empresario.

 Andrea Cruz, presidente de la Unión Empresarial del Comercio y los Servicios de Zulia y representante de Consecomercio en la entidad, calculó que entre 20% y 30% de los comercios trabajó ayer. “Vemos muchas santamarías, centros comerciales, empresas, pequeños y medianos comerciantes, restaurantes cerrados”. Los pocos que disponen de electricidad trabajan medio turno porque no tienen acceso a Internet, lo que significa que no hay forma de que el cliente pueda hacer el pago ni por transferencia, tarjeta y mucho menos en efectivo, debido a la profunda escasez de papel moneda.

Afirmó que muchas personas han faltado a sus puestos de trabajo porque el transporte público no ha tenido acceso a la gasolina dado que muchas estaciones de servicio no cuentan con plantas eléctricas. “No tenemos ninguna respuesta de los organismos oficiales”.

Un sistema desatendido. “Lo que ha pasado en el Zulia es el destino y el futuro del país en materia eléctrica, mientras no haya correcciones”, advirtió el diputado Jorge Millán, ingeniero y miembro de la Comisión de Energía y Petróleo de la Asamblea Nacional.

“Tenemos un sistema que a cada momento colapsa debido a materiales que ya no están aptos para funcionar y el gobierno y Corpoelec no hacen nada para poner a tono las distintas etapas de la distribución eléctrica. Hay plantas termoeléctricas sobreexplotadas, nunca se les hizo el mantenimiento adecuado”, dijo.

Alexis Rodríguez, sindicalista de Corpoelec, añadió que efectivamente hay un racionamiento severo en Zulia, mínimo de 12 horas, porque no hay generación. La planta térmica Ramón Laguna no está produciendo ni un kilovatio y la Termozulia escasamente 20% de la capacidad instalada. “Ellos tienen que bandearse con lo poco que se está produciendo y con lo poco que llega del sistema interconectado nacional de las hidroeléctricas”.


Lo que generó la explosión

La falla que generó el incendio en el puente sobre el lago de Maracaibo se debió a que el ministro de Energía Eléctrica, Luis Motta Domínguez, ordenó suministrar energía a través de un cable al que todavía no le habían terminado el mantenimiento que le estaban haciendo, afirmó el sindicalista Alexis Rodríguez. “No habían calibrado las potencias y eso causó la explosión”.

Motta Domínguez aseveró el viernes que la falla se debió a “un nuevo acto de sabotaje”. Sin embargo, el sindicalista cuestionó el argumento: “¿Cómo se pica un cable de 230.000 kilovatios? Eso es manipular la ignorancia del pueblo”.

El diputado Jorge Millán indicó que en las investigaciones que han hecho es recurrente el hecho de que den órdenes sin cumplir con los requerimientos técnicos, lo que ha ocasionado que plantas eléctricas e instalaciones, que valen millones de dólares, se hayan dañado, producto de “una absoluta incapacidad y falta de conocimiento” sobre el tema.