Gimnasia de EEUU se desvinculó de un centro por abusos sexuales

AFP

La Federación de gimnasia de Estados Unidos (USA Gymnastics) rompió lazos con el centro de entrenamiento en el que trabajaba Larry Nassar, acusado de abusar sexualmente de más de 140 mujeres.

El Karolyi Ranch había sido el centro de entrenamiento de las mejores gimnastas estadounidenses, incluida Simone Biles -estrella de los Juegos de Río 2016 con cuatro medallas de oro- quien reveló esta semana haber sido víctima de abusos por parte de Nassar en el centro de Huntsville, Texas.

"Ha sido mi intención terminar este acuerdo", dijo este jueves la directora de la USA Gymnastics, Kerry Perry, quien estuvo en un tribunal de Michigan esta semana para escuchar a las mujeres emitir declaraciones durante un juicio contra Nassar por abusos sexuales, un delito que confesó a finales de 2017 haber cometido.

Agregó: "Nuestra prioridad más importante es la de nuestros atletas, y su entorno de entrenamiento debe reflejar esto. Estamos comprometidos con una cultura que empodere y apoye a nuestras atletas".

Biles, quien el 15 de enero se unió a otras atletas que denunciaron haber sido víctimas de abuso por parte de Nassar, dijo en un comunicado en Twitter que la idea de regresar al Rancho Karolyi era "dolorosa".

"Es increíblemente difícil revivir estas experiencias y me rompe el corazón aún más pensar que mientras trabajo para cumplir mi sueño de competir en Tokio 2020 tendré que regresar continuamente al mismo centro de capacitación donde fui abusada", apuntó Biles.

Nassar, de 53 años de edad, ha sido acusado de abusar de más de 100 atletas durante las tres décadas que trabajó en USA Gymnastics y en la Universidad Estatal de Michigan.

El acusado, que también ha sido condenado a 60 años de prisión por posesión de pornografía infantil, podría enfrentar cadena perpetua. Su caso fue parte de un amplio escándalo que forzó la renuncia del jefe de gimnasia de EE UU, Steve Penny, en marzo del año pasado.