A EE UU le preocupan las pésimas condiciones humanitarias en Venezuela

Agencia

Estados Unidos denunció las pésimas condiciones humanitarias que padece el pueblo venezolano y advirtió que no levantará las sanciones que pesan sobre algunos personeros del gobierno si el presidente Nicolás Maduro no restaura el orden constitucional.

“Seguimos muy preocupados porque el pueblo venezolano experimenta pésimas condiciones humanitarias, incluida la falta de comida y medicinas vitales, suministros médicos, malnutrición y un aumento de los casos de malaria, entre otras duras realidades”, afirmó la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert.

En un comunicado emitido en Washington, Nauert subrayó que Estados Unidos apoya al pueblo venezolano y “sus esfuerzos para resolver la crisis económica, política y humanitaria que afronta su país”.

La portavoz aseguró que Estados Unidos tiene en la región suministros de emergencia y está listo para abastecer de comida a las poblaciones afectadas. “Estos suministros –remarcó– podrían estar disponibles inmediatamente si el gobierno de Venezuela aceptara asistencia humanitaria internacional”.

Y reiteró: “Repetimos nuestro llamado al régimen de Maduro a que deje de negar las necesidades de su pueblo y permita que le llegue la ayuda de la comunidad internacional”.

Recordó, asimismo, que las sanciones impuestas contra el gobierno venezolano permiten a los estadounidenses aportar comida, medicina y otro material de ayuda humanitaria a los venezolanos. “Las sanciones de Estados Unidos no están dirigidas al pueblo de Venezuela. Las sanciones no tienen que ser permanentes. Nuestras sanciones pueden ajustarse para aquellos que apoyan el retorno de Venezuela a la senda democrática y constitucional”, apuntó Nauert.

Puntualizó que medidas adicionales siguen bajo activa consideración.

Advirtió que si Maduro quiere el levantamiento de las sanciones debe actuar para restaurar la democracia y el orden constitucional en Venezuela. “El futuro de las sanciones de Estados Unidos depende de las decisiones y las acciones del régimen de Maduro”, aseguró.

Las declaraciones de Nauert contrastan con las del experto independiente de la ONU sobre promoción de un orden internacional democrático y equitativo Alfred de Zayas, quien aseguró la semana pasada en Quito que hablar de una crisis humanitaria en Venezuela es excesivo, aunque admitió que hay problemas de violencia y escasez.


Canciller de Ecuador rechazó sanciones

La ministra de Exteriores de Ecuador, María Fernanda Espinosa, rechazó el sistema de sanciones unilaterales contra Venezuela “de países que se creen árbitros del mundo”.

La canciller ecuatoriana destacó que hay distintas formas de entender la realidad de Venezuela, pero que su país debe cumplir su Constitución y no abordar asuntos internos de otras naciones. “Pensamos que el sistema de sanción unilateral solamente afecta a los pueblos, no necesariamente a los gobiernos, la gente que sufre es la gente de más abajo, lo hemos visto históricamente con el bloqueo a Cuba, por ejemplo”, indicó.

“Realmente somos muy críticos de aquellos países que se sienten árbitros del mundo”, agregó.

La posición de Ecuador es “acompañar el diálogo, la negociación en Venezuela, sin injerencias, sin presiones y sin chantajes”, aseguró.