El petro y la ilusión de su existencia

Como veremos en este trabajo, el petro, un criptoactivo emitido por el gobierno de Venezuela, no existe en ningún mercado ni está clasificado entre los primeros 100 de cualquier empresa especialista en petromonedas o petroactivos. No aparece entre los primeros 100 no importa cuál sea el criterio de selección. A diferencia de las criptomonedas, el petro está anclado a un activo físico, al petróleo y es emitido por un Estado soberano. Sorprendentemente, sabiendo de la existencia de más de 1.000 diferentes tipos de criptomonedas cuyo precio se forma por la lucha entre oferta y demanda, el petro aparece con un precio fijo, administrado, digámoslo así: con un precio regulado como el arroz, o la mantequilla. Ya sabemos lo que le espera.

Supuestamente el petro representa el financiamiento del “Plan Madurista Integral de Crecimiento y Prosperidad” ya que no hay otras fuentes: los mercados financieros cerrados, las fuentes multilaterales cerradas, las fuentes bilaterales reducidas y las operaciones bancarias imposibles; y dado que la única fuente para financiar el programa de Maduro es el petro, resulta un desafío a las leyes de la economía, pues el petro no se negocia en ningún mercado ni en ningún país, y más terrible aún es que no se le conoce ningún plan financiero de colocación pública ICO (Initial Coin Offering). Hasta ahora solo es un buen deseo. Una promesa vacía. De donde podemos concluir que el plan económico del gobierno es inejecutable y aumentará el desabastecimiento y la hiperinflación, desatando un nuevo fenómeno: el despido masivo y el cierre general de las pymes.

En el informe que sirvió de base para el lanzamiento del petro encontramos:

  1. Solo se emitirán 100 millones de petros.
  2. Cada petro tiene 100 millones de MENE.
  3. En la preventa, que se suponía era del 20 de febrero 2018 al 19 marzo de 2018, se iban a ofrecer en colocaciones privadas 38.400.000 petros.
  4. En la ICO Initial Coin Offering (oferta inicial pública) se estimaba colocar unos 44.000.000 de petros. El gobierno había informado que la ICO se iniciaba el 20 de marzo de 2018.
  5. El resto 17.600.000 petros quedarían en la bóveda electrónica del gobierno.

Hasta la fecha se desconoce si hubo o no venta privada y cuál fue el resultado de la oferta pública inicial, si acaso hubo alguna. No hay registros en el Banco Central de Venezuela que hubiese ingresado divisas por ventas de petros.

Como quiera que solo saldrían a la venta 82.400.000 petros que podrían ser colocados supuestamente a 60 dólares cada uno, la cifra máxima de recursos a captar alcanzaría 4.944.000.000 millones de dólares, un financiamiento que no cubre ni siquiera el aumento de sueldos. Mucho menos para financiar un Plan Integral de Desarrollo Económico.

En la distribución de los fondos el gobierno calculó 45% para el desarrollo de todo el sistema petro (tecnológico, cadenas etc.) y 55% para  alimentar el programa de rescate de la economía, lo que reduce la cifra disponible para el financiamiento de plan Maduro a apenas 2.719.200.000 dólares.

Entre las bases para justificar la emisión del petro encontradas en el documento “White Paper” 1.0 Financial Proposal. January 30, 2018 leemos:

  1. Hay un mercado potencial de 30 millones de usuarios, todos los venezolanos supuestamente, cifra 5 veces mayor que todos los usuarios en el globo terráqueo de las criptomonedas, estimados en unos 6 millones. Una comparación absolutamente descabellada e irresponsable.
  2. La existencia de una industria petrolera renovada y repotenciada, cuando en realidad la quiebra de Pdvsa, la baja en la producción, la falta de inversión y las deudas sin pagar representan la verdadera realidad.
  3. El abaratamiento y la popularidad de la tecnología del blockchain, popularidad con toda certeza que existe entre los círculos de inversionistas más reducidos y arriesgados del mundo pero nunca al entendimiento de los 30 millones de venezolanos.
  4. La existencia de gobiernos aliados que apoyarían el uso del petro.
  5. La posibilidad de burlar y evadir el bloqueo económico y financiero impuesto por la comunidad mundial.
  6. El hecho que el Estado venezolano aceptará el petro para el pago de impuestos, obligaciones, servicios públicos y muy especialmente para las relaciones internacionales de Pdvsa.

El petro, sigue afirmando el gobierno, podrá ser usado para la compra de bienes o servicios, para su intercambio con otros criptoactivos o criptomonedas o para su cambio en divisas internacionalmente transables.

Ahora vamos a pasearnos por algunos de los principales organismos de evaluación en el mundo de las criptomonedas.

Primer Strike… El servicio Cryptomiso, también de fuente abierta, es un servicio de clasificación de protocolos blockchain según el historial de su código, con elementos como la frecuencia de inserción de código, la cantidad de entradas y, en general, toda actividad vinculada al desarrollo. Estos son las 100 principales criptomonedas de acuerdo con el uso e instalación de los programas electrónicos para su desarrollo y manejo, según la participación de desarrolladores: Komodo, Ox, EOS, TRON, Lisk, RepublicProtocol, RChain, Nols, Cardano, Arc Zeusshield, Waves, Aelf, Skycoin, Zillilqa, Particle, Santiment Token, Aion, Nebulas, Raidem Token, Golem, Aeternity, DigByte, BitCoin, ChainLink, Universal, Semux, Olympes Lab, LikeCoin,FeatherCoin,  LUXCoin, Status, Goldem, Quntum Ledger, Burst, Origin Trail, Kyber Netwoerk, Kyber, Vethor Sonm, Mysterium, Ontology, SelfKey, BridgeCoin, Basic Attention, Ergo, Xmax, LBRY Credit, SiaCoin, Stakenet, Funrequest, GXChain, Bottos, BetterBetting, Metaverse ETP, Factom, ChainCoin, MachineCoin, Augur, Nix, Steem, Steem Dollar, Monero, Loki, Stratis, Bytom, PoaNetwork, NUSD, Hauven, Bisworth, Nimiq Exchange Token, Oyster, Rise, Bitshares, NavCoin, OST, Groestlcoin, Ethereum, Aeon, Ethereum Classic, Bread, GarliCoin, Nano, Enigma, Bitcoin Cash, EtherZero, Loom Network, MoneroClassic, Totenbox, Coinfi, Blocknet, Sentinel, Cardstck, Golos, iExecRLC, Trinity Network, OxyCoin, GlobalToken, Iotex, Zcash y GridCoin. NO ESTÁ EL PETRO

Segundo Strike: De acuerdo a ICORATING y el servicio CoinMarketCap estas son las 100 principales criptomonedas por el nivel de su capitalización:

1        Bitcoin (la más importante con un valor de mercado superior a los 112.000 millones de dólares (US$ 112.000.000.000,oo). Ethereum, XRP, Bitcoin Cash, EOS, Stellar, Litecoin, Tether, Cardano, Monero, IOTA, Dash, TRON, NEO, Ethereum Classic, Binance Coin, NEM, Vechain, Tezos, Zcash, Dogecoin, OmiseGO, Lisk Bytecoin, Bitcoin Diamond, Ontology, Qtum, Ox, Bitcoin Gold, Decred, Nano, Zilliqa, DigiByte, ICON, BitShares, Maker, Steem, Aeternity, Verge, Siacoin, Waves, Basic Attention, Augur, Bytom, Pundi X, Metaverse ETP, Stratis, Waltonchin, Holo, Populous, Golem, Komodo,RChain, Status, MOAC, Mithril, Hshare, KuCoin Shares, MaidSaFeCoin, Wanchain, Ardor, IOST, Chainlink, Cryptonex, Aelf, ReddCoin, Aion, Dentacoin, DigtixDAO, Mixin, Huobi Token, MCO, Dropil, Horizon, FunFair, TrueUSD, QASH, Bancor, Ark, Bitcoin Private, MonaCoin, GXChain, Nebulas, Nxt, Gas, TenX, BitcoinDark, Decentraland, Elastos, WAX, Power Ledger, CyberMiles, Emercoin, ThetaToken, ZCoin, Aurora, PIVX, Kyber Network, Kin y Loopring (con apenas 57millones de dólares)

Y EL PETRO NO ESTÁ. No llega su emisión ni a 60 millones de dólares y el gobierno habla de que la primera emisión arrojó una venta de 5.000 millones de dólares. Vaya cuento.

Tercer Strike: Las calificaciones de Weiss, otra de las más afamadas calificadoras del riesgo de inversión en criptomonedas, están basadas en un modelo computacional que evalúa la moneda desde distintos ángulos. Van de la A hasta la F tiene que ver desde luego con el riesgo, la tecnología del producto. A es un calificación de excelente, B de una buena inversión, C significa un valor promedio, D una inversión de riesgo y E una altamente riesgosa. Entre los elementos que se consideran bases para la evaluación se encuentra la volatilidad en los precios de mercado de la moneda, y dentro de ello la magnitud y la velocidad de los movimientos así como el rendimiento, la penetración en el mercado, la participación de desarrolladores del software etc.

Veamos qué dice Weiss. Nombre del producto y su calificación: (por orden alfabético) Aeon C, ARK C+, Asch C, AuroraCoin D+, Bitcoin C+, Bitcoin Cash C-, Bitcon Gold D+, Bitshares C+, BlackCoin C, BlockNet C, Burst C, Byteball Bytes C+, ByteCoin C, Cardano B-, CloakCoin C, Counterparty C, Dash C+, Decred C+, Digibyte C-, DigitalNote C-, DogeCoin C, EinsteinLum D+, Electroneum C-, EOS B, Ethereum B, Ethereum Classic C, Expanse D, FeatherCoin C, GameCredit D+, Guiden D+, I/C Coin C+, Komodo C, Lisk C, LiteCoin C+, Matchpool D, Megacoin D+, Megacoin D+, Metaverse D+, Monero C, NameCoin C, NavCoin C, Neblio C, NEM C+, NEO B-, Nexus C, NovaCoin D, NXT C, PeerCoin C, PIVX C, PotCoin D, Pura D+, Qtum C, Quark D, Raiblock C, ReddCoin C, Ripple C, Rise D, Salus D, Shift C, SkyCoin C, SmartCash C, Steem B-, Stellar C, Stratis C, SyscCoin C, Ubiq C, Verge C, VertCoin C, Viacom C, Waves C, WhiteCoin C, Xtrabytes C, Zcash C, ZCoin C y ZenCash C.

Y el petro no aparece por ningún lado

Cuarto Strike, màs que ponchado: el petro.

Finalmente encontramos a la empresa Icoindex especializada internacionalmente en las ICO (Initial Coin Offering), ofertas iniciales de criptomonedas. Este grupo de analistas y especialistas han emitido opinión sobre unas 327 ofertas iniciales de monedas virtuales Y en esas 327 de los últimos años no se encuentra el petro ni se sabe nada acerca de su funcionamiento: mercado, precio. Icoindex estudia y evalúa grandes y pequeñas emisiones de ICO, muchas de tales emisiones mostraron solidez en el financiamiento de proyectos legítimos y ciertos, otros eran simplemente intentos de estafas. Toda la experiencia acumulada en el examen de 327 operaciones les permite distinguir con facilidad la inversión del fraude.

Timothy Mayeur, uno de los directivos de Icoindex, declaró públicamente que el petro no tiene ningún apoyo técnico conocido, ningún desarrollador, que su oferta de venta era excesiva y que todo ello lucía más bien como un intento hecho por un gobierno arruinado para captar fondos privados a fin de rescatar el país del desastre financiero que ellos mismos crearon. Los petros como producto no tienen ningún estudio que los respalde ni se conoce país alguno donde se coticen o se negocien.